Información

Dimensiones espaciales de un animal

Dimensiones espaciales de un animal


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Estoy leyendo un artículo de revisión. Ellos dicen:

La posición de un objeto en coordenadas centradas en la cabeza (es decir, en relación con la cabeza de un animal) se puede definir a lo largo de tres ejes: el eje medio-lateral (radial), el eje rostro-caudal (horizontal) y el dorso-central ( eje vertical.

Tengo un poco de dificultad para entender este sistema de coordenadas porque el documento no proporciona una imagen. Por lo general, pensaría en los tres ejes como un sistema de coordenadas xyz donde la cabeza de la rata es el "origen" (desde un punto de vista matemático), pero la terminología aquí parece ser un poco diferente, por lo que me gustaría entender de un biólogo. punto de vista de cómo estos tres ejes se dibujan en relación con la cabeza de una rata.

El artículo se puede encontrar aquí: http://www.nature.com/nrn/journal/v9/n8/full/nrn2411.html (parte inferior de la página 602)


Wikipedia tiene un artículo bastante didáctico sobre esto: https://en.wikipedia.org/wiki/Anatomical_terms_of_location#Axes

Estos términos son complementarios con un sistema de coordenadas matemático: si está describiendo un sistema de ejes para un cilindro, deberá especificar que (por ejemplo) $ z $ está a lo largo de su eje de simetría, aquí dirá que $ z $ está a lo largo de el eje rostro-caudal (o antero-posterior). Además, en biología, los ejes no tienen que ser líneas rectas, consulte el neuroeje:


El llamado eje horizontal (rosto-caudal) es paralelo al cuerpo de la rata. Vertical es solo vertical cuando la rata está en su posición normal de pie y medio-lateral es horizontal y perpendicular al cuerpo de la rata. La cabeza es el origen.


Determinantes humanos y ecológicos de la estructura espacial de la diversidad de razas locales

Desde la domesticación, se ha creado una gran cantidad de razas de ganado adaptadas a las condiciones locales por selección natural y artificial, lo que representa una de las formas más poderosas en que los grupos humanos han construido nichos para satisfacer sus necesidades. Aunque muchos autores han descrito las razas locales como resultado de procesos mediados cultural y ambientalmente, este estudio, ubicado en la península, es el primero que tiene como objetivo identificar y cuantificar las contribuciones ambientales y humanas a la estructura espacial de la diversidad racial local, a la que nos referimos. como nicho ganadero. Encontramos que cuanto más similares eran dos provincias en términos de población humana, características ecológicas, vínculos históricos y distancia geográfica, más similar era la composición de las razas locales en sus territorios. El aislamiento por distancia de la población humana mostró el efecto más fuerte, seguido del aislamiento por el medio ambiente, apoyando así la visión del nicho ganadero como un producto sociocultural adaptado al medio local, en cuya construcción el ser humano hace un buen uso de sus herencias ecológicas y culturales. Estos hallazgos proporcionan un marco útil para comprender y prever los efectos del cambio climático y la globalización en las razas locales y sus nichos de ganado.

Declaracion de conflicto de interes

Los autores declaran no tener conflictos de intereses.

Cifras

Correlogramas de Mantel parciales que muestran ...

Correlogramas de Mantel parciales que muestran la estructuración de la composición provincial de las razas locales ...

Árbol de unión de vecinos sin raíces que muestra…

Árbol de unión de vecinos sin raíces que muestra las afiliaciones de las provincias de la península en relación con:…


Abstracto

Presentamos un modelo autoorganizado de formación de grupos en un espacio tridimensional, y lo usamos para investigar la dinámica espacial de grupos de animales como bancos de peces y bandadas de aves. Revelamos la existencia de grandes transiciones de comportamiento a nivel de grupo relacionadas con cambios menores en las interacciones a nivel individual. Además, presentamos la primera evidencia de memoria colectiva en tales grupos de animales (donde la historia previa de la estructura del grupo influye en el comportamiento colectivo exhibido a medida que cambian las interacciones individuales) durante la transición de un grupo de un tipo de comportamiento colectivo a otro. Luego, el modelo se utiliza para mostrar cómo las diferencias entre los individuos influyen en la estructura del grupo y cómo los individuos que emplean reglas prácticas locales simples pueden cambiar con precisión su posición espacial dentro de un grupo (por ejemplo, para moverse hacia el centro, el frente o la periferia). en ausencia de información sobre su posición actual dentro del grupo en su conjunto. Estos resultados se consideran en el contexto de la evolución y la importancia ecológica de los grupos de animales.

Autor correspondiente. Dirección de correo electrónico: [email & # 160protected] (I.D. Couzin)


Usar rutas de movimiento de animales para medir la respuesta a la escala espacial

Los animales viven en un entorno irregular y jerárquico. Presento un método para detectar las escalas a las que los animales perciben su mundo. La naturaleza jerárquica del hábitat hace que la estructura de la ruta de movimiento varíe con la escala espacial, y la naturaleza irregular del hábitat hace que la estructura de la ruta de movimiento varíe a lo largo del espacio. Estas respuestas se pueden medir mediante una combinación de tortuosidad de la trayectoria (medida con dimensión fractal) versus escala espacial, la variación en la tortuosidad de pequeños segmentos de trayectoria a lo largo de la trayectoria de movimiento y la correlación entre las tortuosidades de los segmentos de trayectoria adyacentes. Estas estadísticas se probaron utilizando movimientos de animales simulados. Cuando las trayectorias de movimiento no contienen heterogeneidad espacial, entonces el fractal D y la varianza aumentó continuamente con la escala, y la correlación fue cero en todas las escalas. Cuando las trayectorias de movimiento contenían heterogeneidad espacial, entonces el fractal D a veces mostraron una discontinuidad en las transiciones entre dominios de escala, la variación mostró picos en las transiciones y las correlaciones mostraron un valor positivo estadísticamente significativo en escalas más pequeñas que el tamaño del parche, disminuyendo a menos de cero en escalas mayores que el tamaño del parche. Ilustré estas técnicas con trayectorias de movimiento de ratones ciervo y topillos de lomo rojo. Estos nuevos análisis deberían ayudar a comprender cómo los animales perciben y reaccionan a la estructura de su paisaje en varias escalas espaciales, y responder preguntas sobre cómo la estructura del hábitat afecta los patrones de movimiento de los animales.

Esta es una vista previa del contenido de la suscripción, acceda a través de su institución.


Visualizando la Cuarta Dimensión

Al vivir en un mundo tridimensional, podemos visualizar fácilmente objetos en 2 y 3 dimensiones. Pero como matemático, jugar con solo 3 dimensiones es limitante, lamenta el Dr. Henry Segerman. Segerman, profesor asistente de matemáticas en la Universidad Estatal de Oklahoma, habló con estudiantes y profesores de Duke sobre la visualización del espacio en 4 dimensiones como parte de la serie de conferencias PLUM el 18 de abril.

¿Qué es exactamente la cuarta dimensión?

Analicemos las dimensiones espaciales en lo que sabemos. Podemos describir un punto en un espacio bidimensional con dos números. X y y, visualizando un objeto en el xy plano, y un punto en el espacio 3D con 3 números en el xyz sistema coordinado.

Trazar tres dimensiones en el xyz sistema coordinado.

Si bien los marcadores verdes de ángulo recto no son en realidad 90 grados, podemos inferir la geometría tridimensional como se muestra en una pantalla bidimensional.

Del mismo modo, podemos describir un punto en el espacio de 4 dimensiones con cuatro números & # 8211 X, y, z, y w & # 8211 donde el morado w-El eje está en ángulo recto con las otras regiones, en otras palabras, podemos visualizar 4 dimensiones reduciéndolo a tres.

Trazar cuatro dimensiones en el xyzw sistema coordinado.

Un objeto 4D comúnmente explorado que podemos intentar visualizar se conoce como hipercubo. Un hipercubo es análogo a un cubo en 3 dimensiones, al igual que un cubo es a un cuadrado.

¿Cómo hacemos un hipercubo?

Para crear una línea 1D, tomamos un punto, hacemos una copia, movemos el punto copiado en paralelo a cierta distancia y luego conectamos los dos puntos con una línea.

De manera similar, se puede formar un cuadrado haciendo una copia de una línea y conectándolos para agregar la segunda dimensión.

Entonces, para crear un hipercubo, movemos cubos 3D idénticos paralelos entre sí, y luego los conectamos con cuatro líneas, como se muestra en la imagen a continuación.

Para crear un norte–Cubo dimensional, tomamos 2 copias del (norte−1) –cubo dimensional y conexión de las esquinas correspondientes.

Incluso con un modelo impreso en 3D, intentar visualizar el hipercubo puede resultar confuso.

¿Cómo podemos hacer una mejor imagen de un hipercubo? “Es una especie de trampa”, explicó el Dr. Segerman. Una forma de hacer trampa es proyectando sombras.

Las sombras de proyección paralela, representadas en la figura siguiente, son causadas por rayos de luz que caen en ángulo recto con el plano de la mesa. Podemos ver que algunos de los bordes de la sombra son paralelos, lo que también es cierto para el objeto físico. Sin embargo, algunos de los bordes que chocan en el molde 2D no chocan realmente en el objeto 3D, lo que hace que la proyección sea más complicada de mapear de nuevo al objeto 3D.

Proyección paralela de un cubo sobre una lámina de plástico transparente encima de la mesa.

Una forma de proyectar sombras sin colisiones es a través de la proyección estereográfica como se muestra a continuación.

La proyección estereográfica es un mapeo (función) que proyecta una esfera sobre un plano. La proyección se define en toda la esfera, excepto el punto en la parte superior de la esfera.

Para el objeto de abajo, las curvas en la esfera proyectan sombras, mapeándolas a una cuadrícula de línea recta en el plano. Con la proyección estereográfica, cada lado del objeto 3D se asigna a un punto diferente en el plano para que podamos ver todos los lados del objeto original.

Proyección estereográfica de un patrón de cuadrícula en el plano. ¡Imprima el modelo en 3D en Duke & # 8217s Co-Lab!

Así como las sombras de los objetos 3D son imágenes formadas en una superficie 2D, nuestra retina solo tiene un área de superficie 2D para detectar la luz que ingresa al ojo, por lo que en realidad vemos una proyección 2D de nuestro mundo 3D. Nuestras mentes son capaces de reconstruir computacionalmente el mundo en 3D que nos rodea mediante el uso de la experiencia previa y la información de las imágenes en 2D, como la luz, la sombra y el paralaje.

Proyección de un objeto 3D sobre una superficie 2D.

Proyección de un objeto 4D en un mundo 3D

¿Cómo podemos visualizar el hipercubo de 4 dimensiones?

Para usar la proyección estereográfica, proyectamos radialmente los bordes de un cubo 3D (a la izquierda de la imagen de abajo) a la superficie de una esfera para formar un "cubo de pelota de playa" (derecha).

Las caras del cubo se proyectan radialmente sobre la esfera.

Al colocar una fuente de luz puntual en el polo norte del cubo hinchado, podemos obtener la proyección en un plano 2D como se muestra a continuación.

Proyección estereográfica del patrón de “cubo de pelota de playa” en el plano. Vea el modelo 3D aquí.

Aplicado a una dimensión más alta, teóricamente podemos soplar una forma de 4 dimensiones en una bola, y luego colocar una luz en la parte superior del objeto y proyectar la imagen hacia abajo en 3 dimensiones.

Izquierda: Impresión 3D de la proyección estereográfica de un & # 8220 hipercubo de bola de playa & # 8221 en un espacio tridimensional. Derecha: renderizado por computadora del mismo, incluidas las caras cuadradas bidimensionales.

Formando norte–Cubos dimensionales de (norte−1) –representaciones dimensionales.

Por lo tanto, el modelo 3D construido de la sombra del "cubo de pelota de playa" es la proyección del hipercubo en un espacio tridimensional. Aquí, los bordes de 4 dimensiones del hipercubo se convierten en cubos distorsionados en lugar de tiras.

Así como los bordes del objeto superior en la figura se pueden conectar entre sí doblando los cuadrados a través de la 3ª dimensión para formar un cubo, los bordes del objeto inferior se pueden conectar a través de la 4ª dimensión.

¿Por qué estamos tratando de entender las cosas en 4 dimensiones?

Hasta donde sabemos, el espacio que nos rodea consta de solo 3 dimensiones. Matemáticamente, sin embargo, no hay razón para limitar nuestra comprensión de la geometría y el espacio de dimensiones superiores a solo 3, ya que no hay nada especial en el número 3 que lo convierte en el único número posible de dimensiones que el espacio puede tener.

Desde una perspectiva física, la teoría de la relatividad especial de Einstein sugiere una conexión entre el espacio y el tiempo, por lo que el continuo espacio-tiempo consta de 3 dimensiones espaciales y 1 dimensión temporal. Por ejemplo, considere una flor en flor. La posición de la flor no cambia: no se mueve hacia arriba ni hacia los lados. Sin embargo, podemos observar la transformación, que es una prueba de que existe una dimensión adicional. Igualar el tiempo con la cuarta dimensión es un ejemplo, pero la cuarta dimensión también puede ser posicional como la primera 3. Si bien es posible visualizar el espacio-tiempo examinando instantáneas de la flor con el tiempo como una constante, también es útil comprender cómo el espacio y el tiempo se interrelacionan geométricamente.


Comprender las dimensiones espaciales y temporales de la dinámica del paisaje.

La superficie de la Tierra está sujeta a cambios continuos que dan forma dinámicamente a los paisajes naturales. Los fenómenos globales como el cambio climático juegan un papel, al igual que los eventos locales a corto plazo de origen natural o humano. El grupo de investigación de Procesamiento de Datos Geoespaciales 3D (3DGeo) de la Universidad de Heidelberg ha desarrollado un nuevo método de análisis para ayudar a mejorar nuestra comprensión de los procesos que dan forma a la superficie de la Tierra, como los observados en paisajes costeros o de alta montaña. A diferencia de los métodos convencionales que suelen comparar dos instantáneas de la topografía, el enfoque de Heidelberg puede determinar, de forma totalmente automática y durante largos períodos, cuándo y dónde ocurren las alteraciones de la superficie y qué tipo de cambios asociados representan.

El método, conocido como segmentación espacio-temporal, fue desarrollado bajo la dirección del Prof.Dr. Bernhard Hoefle, cuyo grupo 3DGeo tiene su sede en el Instituto de Geografía y el Centro Interdisciplinario de Computación Científica (IWR) de la Universidad de Heidelberg. "Al observar historias de superficie completas, nuestro nuevo método basado en computadora permite enfoques más flexibles. A diferencia de los métodos anteriores, ya no tenemos que especificar qué procesos de cambio individuales queremos detectar o los puntos en el tiempo que el análisis debe incluir", el Estados científicos de geoinformación. En cambio, las áreas y períodos de tiempo completos durante los cuales ocurren cambios similares se identifican de forma totalmente automática. Los enormes conjuntos de datos tridimensionales de las mediciones láser automáticas en el paisaje revelan varios tipos de cambios que la comparación directa de solo dos puntos de medición no revela. "

Entre otras técnicas, el equipo del Prof. Hoefle utiliza escaneo láser terrestre (TLS) para medir paisajes montañosos y costeros. Genera modelos tridimensionales de un paisaje representado como miles de millones de puntos de medición en las llamadas nubes de puntos 3D. "Los sistemas de medición se instalan en el sitio y capturan el terreno en intervalos cortos y regulares durante varios meses, generando así series de tiempo tridimensionales", explica Katharina Anders, estudiante de doctorado en el grupo de investigación de Bernhard Hoefle y en el IWR de la Universidad de Heidelberg. Estas series de tiempo en 3D son especiales porque contienen las propiedades temporales y espaciales (ergo 4D) de los cambios en la superficie, que luego se pueden revisar como en un video de lapso de tiempo.

“La segmentación espacio-temporal nos permite diferenciar en detalle entre varios fenómenos que los métodos convencionales detectan como un solo evento o en ocasiones no lo detectan”, afirma Katharina Anders. Los científicos de geoinformación de Heidelberg aplicaron su método a una serie de tiempo en 3D de un tramo de costa en los Países Bajos, que fue adquirida cada hora durante cinco meses por científicos de la Universidad Tecnológica de Delft. El análisis de datos de todo el período de observación reveló más de 2.000 cambios que representan la acumulación o erosión temporal de arena que se produjeron en diferentes lugares en diferentes magnitudes y durante varios períodos de tiempo. En este caso, el transporte dinámico de arena registrado por el sistema de medición fue causado por complejas interacciones del viento, las olas y la influencia humana. Como resultado, varios camiones cargados de arena se transportaron en promedio en un área de 100 metros cuadrados durante un período de cuatro semanas, sin la influencia de grandes tormentas.

Los hallazgos de tales análisis proporcionan la base para estudios adicionales de fenómenos específicos o procesos subyacentes. Al mismo tiempo, la información obtenida sobre la evolución dinámica de las superficies abre nuevas posibilidades de parametrización y, por tanto, de adaptación de modelos medioambientales informáticos. "El método que desarrollamos, por lo tanto, hace una contribución general para mejorar nuestra comprensión geográfica de la dinámica del paisaje natural", agrega Katharina Anders.


Dimensiones espaciales de un animal - Biología

Las dimensiones de la conciencia

Una dimensión es un estado de conciencia.

Índigos nacieron en el rayo índigo o azul de encarnación y evolución

sino en cuerpos tridimensionales con su conciencia firmemente en la 4ª o 5ª dimensión.

Cristales nacen con su conciencia en la 6ª dimensión.

Las dimensiones "son un medio para organizar diferentes planos de existencia de acuerdo con su frecuencia vibratoria.

Cada dimensión tiene ciertos conjuntos de leyes y principios que son específicos de la frecuencia de esa dimensión.

Tabla 1. Dimensiones y sus características

Conciencia de punto, línea, ancho y ancho, altura, volumen y tiempo. La cuarta dimensión también se conoce como plano astral. La conciencia primaria de esta dimensión se encuentra en el cuerpo astral, que también se conoce como el & quot más humano & quot. El cuerpo astral tiene una vibración más alta que el cuerpo físico y tiene una forma que se conoce como etérica. La 4ª D es el reino de la mente inconsciente. Nuestros cuerpos astrales cuatridimensionales poseen sueños, imaginación, capacidad psíquica, intuición, magia y creatividad avanzadas. A medida que expandimos nuestra mente para ser conscientes de nuestra mente inconsciente, podemos experimentar más y más de estas cualidades mientras estamos en nuestra forma física.

En este nivel, está la conciencia inicial de la Ley Universal de la Conciencia Uno o Unidad: todo lo que nos afecta a uno de nosotros nos afecta a todos. Los índigos llevan esta conciencia, que es la clave de la multidimensionalidad, y los lleva a ser guerreros por causas que sanan la Tierra. Darse cuenta y practicar que nadie es más grande que el otro y que la conciencia grupal es el camino hacia el futuro. Todos debemos cooperar por el bien de todos para crear una Tierra mejor.

8º D - Nivel arquetípico de conciencia cuando la persona tiene control total sobre la historia de la Vida en la Tierra.

Conciencia INDIVIDUAL para


Conciencia COMUNITARIA para


Conciencia NACIONAL para


Conciencia COLECTIVA para


Conciencia PLANETARIA para

Tabla 2. Asociaciones o Relaciones entre los diferentes elementos Energéticos

Etérico / Polar / Boreano / Protoplásmico

Trasciende el tiempo y el espacio de amplificación

A Reino es un arquetipo de la naturaleza. Según la Sabiduría Antigua, la existencia objetiva del Absoluto o Divino comenzó con solo tres aspectos, Voluntad o Intención, Amor o Conciencia y Forma. La función del Primer Aspecto del Absoluto, la Voluntad Divina, es crear una división jerárquica de la fuerza o energía vital del Absoluto, a través del Elemental dioses / creadores, que son una forma de vida evolutiva correspondiente a la Voluntad Divina. La tarea de los dioses elementales es dividir todas las categorías de vida en siete reinos arquetípicos de la naturaleza o grupos de la naturaleza.

A dimensión es un estado de conciencia y un medio de organizando diferentes planos de existencia de acuerdo con la frecuencia vibratoria de lo que existe. Cada dimensión tiene ciertos conjuntos de leyes y principios que son específicos de la frecuencia de esa dimensión. El tiempo circular significa tres dimensiones al cubo o 3 x 3 x 3 dimensiones que = 27. La teoría del tiempo circular establece que durante un período de tiempo muy largo las cosas se repetirán. Durante un período de tiempo muy largo, las cosas se repetirán casi exactamente.

Todos los seres humanos son seres de luz multidimensionales con un cuerpo físico denso visible en el que se ha proyectado parte de su conciencia, y tienen la potencial para acceder a las primeras 5 dimensiones . Por lo general, muchos de nosotros nos sentimos cómodos con que nuestra conciencia esté en el nivel 3-D, pero con la aplicación espiritual (es decir, la meditación y la reflexión y pedir ayuda a nuestros guías espirituales) uno puede acceder a la 4ta dimensión, generalmente conocida como el plano astral o "tiempo", y incluso la quinta dimensión. Los Índigos y Cristales pueden acceder a las dimensiones 4, 5, 6 y 7. Algunos Cristales pueden acceder a las dimensiones superiores.

Haga clic en el enlace de abajo y vaya a la segunda página y encontrará cualidades detalladas de las 5 dimensiones con referencia a los seres humanos.

http://www.multidimensions.com/multidimensional-consciencia/dimensional-consciente

Rayos son varias facetas de la manifestación del Absoluto. Generalmente se describen 27 rayos. Son principios cósmicos abstractos o energías que irradian de lo Divino (Dios) y se dice que motivan formas manifestadas de acuerdo con al menos veintisiete principios. A medida que los rayos se mueven del número 1 (voluntad) al 27, cambian de encapsular energías primarias o no diluidas a incorporar energías compuestas. Los Rayos activan la expresión de sus energías en cada una de las dimensiones. Cada uno de nosotros pertenece fundamentalmente a un solo rayo, pero también poseemos cualidades menores de otros rayos que ayudan a formar caracteres individuales. Como cada rayo está vinculado a un color, un clarividente puede analizar la espiritualidad de un individuo al estudiar la variedad de rayos que se muestran en su aura.

los Yo superior se relaciona con uno de los rayos. Los índigos nacieron en el segundo rayo de amor y sabiduría divinos (índigo o azul). Su Ser Superior está en el rayo azul índigo, con su conciencia firmemente anclada en la quinta dimensión. Están llamados a aprovechar las dimensiones sexta y séptima. Los cristales nacen en el tercer rayo (rayo de oro) con su conciencia en la sexta dimensión, y están llamados a conectarse y abrirse a las dimensiones séptima, octava y novena. La energía del rayo de su alma es la suma de las cualidades que solo usted sabe que posee. Tu rayo es tu verdadera motivación espiritual.

Los primeros 7 rayos son rayos solares que se manifiestan en la Tierra. Los rayos 8 a 12 son los rayos galácticos que resuenan con los armónicos de 12. Nuestra galaxia y el universo resuenan con los armónicos o frecuencias de 12, mientras que La Tierra resuena a las frecuencias de 7 . Consulte también la información sobre geometría sagrada y numerología. La influencia de los rayos 8 a 12 se ha manifestado últimamente en la Tierra. , mientras que los rayos superiores al rayo 27 y superiores se manifiestan fuera de nuestro sistema solar. Algunos dicen que los rayos por encima del rayo 12 se han anclado en la Tierra pero aún no se han manifestado.

Para obtener más información, consulte el siguiente sitio web: Mystery School Lesson 20

Los Siete Rayos interactúan con un ser humano a través de los siete chakras principales que forman vínculos entre cada uno de los cuerpos de energía sutiles del hombre (cuerpos áuricos) que rodean el cuerpo físico denso visible. Nuestros chakras principales están relacionados numéricamente tanto con los Siete Rayos como con los Siete Planos. El primer rayo trabaja con el chakra de la corona para activar el chakra de la base, y los otros rayos siguen este mismo esquema, p. Ej. el segundo rayo trabaja con el chakra del tercer ojo para activar el chakra sacro.

Aviones constituyen lo físico y lo más alto niveles etéricos de existencia en nuestro sistema solar. La personalidad se relaciona con uno de los planos. Existen 7 planos solares que pueden considerarse siete enrarecimientos de sustancia, impulsos graduales o energía, diferenciados por el sonido de una nota clave y mantenidos estables por la vibración continua del acorde tónico de ese sonido. El concepto de personalidad individualizada se encuentra en los tres planos inferiores, los planos físico, astral y manas (mental). Los planos búdico, átmico, monádico y logoico forman los otros 4 de los 7 planos solares. Para obtener más información sobre los aviones, consulte los enlaces a continuación. La personalidad individualizada tiene sus raíces en el plano físico y también se puede experimentar en los planos astral y mental, pero generalmente no más allá de ellos.

los Búdico El plano es el plano de la verdadera intuición y percepción espiritual (no el sentimiento psíquico ordinario, que es astral) y el plano del amor y la unidad que todo lo abarca. Los registros Akáshicos que contienen la historia y la suma total del pasado de todo en todas partes están, en última instancia, en este nivel de unificación. Más allá de cualquier tipo de materia, dimensión o evolución que podamos imaginar, el Monádico El plano es el plano de la "voluntad" donde las mónadas, la última chispa espiritual divina en todos los seres vivos, se expresan y evolucionan y crean en los planos inferiores. A & quotLogotipos& quot se puede pensar en una gran deidad que tiene la capacidad de ser un Creador, es decir, de crear vida espiritual a partir de sí misma. Los grandes seres que son los principales planetas, estrellas, galaxias y más allá están "en este nivel".

Los aviones funcionan en un sistema y se interpenetran completamente entre sí. No son "dimensiones paralelas" ni identidades separadas. No están superpuestas una encima de la otra, sino una dentro de la otra, y no de la forma en que imagina una piel de cebolla, sino más bien en la línea de dos cosas exactas que están en el mismo lugar al mismo tiempo.

Nota : ¡los colores en la tabla son solo para que sea más claro ver cada grupo y no significan los colores de los planos!

Algunos dicen que cada uno de los 7 planos solares tiene un equivalente cósmico y tenemos hasta 144 extensiones de alma (12 extensiones de alma que proyectan cada una hasta 12 almas encarnadas en forma etérica o física) que se mueven a través de iniciaciones a través de cada uno de los 7 planos solares. Además, se dice que los 7 planos solares son en realidad subconjuntos de un plano físico cósmico. El astral cósmico y los planos superiores son puramente abstractos y no se manifiestan. El astral cósmico y los planos cósmicos superiores del "pensamiento" puro o de la conciencia son el lugar donde se realiza el "planeamiento" o de donde surge la creación.

los aura es un campo electrofotónico que penetra dentro y alrededor del cuerpo físico. Básicamente, el aura es la suma de lo que somos desde el momento en que llegamos a este mundo, hasta el momento en que lo dejamos para pasar al siguiente. Experiencias emocional, física e intelectualmente: todo lo que nos ha sucedido está contenido dentro del aura. Hay siete capas o cuerpos áuricos interpenetrantes (entremezclados), que son penetrados por los chakras o centros de energía.

No confunda las energías de los rayos con los chakras o las energías áuricas o los colores, ya que los rayos son rayos de luz de intensa energía entrante, que están disponibles para ser utilizados, mientras que las auras y los chakras son campos de energía que están asociados permanentemente con la forma humana. .

Consulte el sitio web a continuación para obtener una imagen de las auras y los chakras.

Chakras son centros de energía o generadores a través de los cuales un cuerpo físico se comunica con su aura y viceversa. Un chakra es un vórtice giratorio en forma de rueda que interpenetra el cuerpo físico, con los extremos exteriores de cada vórtice formando una capa específica del campo áurico. El cuerpo o capa áurica en la que se abre cada chakra se muestra en la Tabla 2, por ejemplo, el chakra base se abre en la capa / cuerpo áurico etérico. Los chakras son un componente del aura y cada chakra se compenetra con el otro. Los Rayos activan los Chakras como se muestra en la Tabla 2.

¿Qué pasa con el resto de las dimensiones?

Los Reinos y Rayos están numerados en la Tabla 2 desde el 1 en la parte inferior hasta el 7 en la parte superior, mientras que la Conciencia dimensional y los Planos son lo opuesto, es decir, están numerados en la Tabla 2 desde el 7 en la parte inferior hasta el 1 en la parte superior. Creo que si agregamos las 5 dimensiones restantes, 8 a 12 a la Tabla 2, se agregarían a las filas en la parte superior de la Tabla y corresponderían a purificaciones crecientes del Primer Reino y el Primer Rayo. Los sistemas de numeración de las Dimensiones, Chakras y Planos son bastante arbitrarios. Creo que en realidad podrían volver a numerarse en la misma secuencia que los Reinos y los Rayos. Usé los sistemas de numeración tradicionales para las dimensiones, chakras y planos en la Tabla 2, y creo que dicha numeración se usa para etiquetar las cualidades menos refinadas como número 1, con números más altos que indican cualidades más altas o más refinadas. Haga clic aquí para ver una representación visual. De hecho, el siguiente sitio web afirma que lo que generalmente se llama la 12ª dimensión (ver Tabla 1) es en realidad la 1ª dimensión porque apareció primero.

¡Tenga en cuenta que las funciones y relaciones de Ray 7 y superiores están actualmente fuera del alcance de este sitio web!

Asistencia para imprimir esta información

Puede imprimir la Tabla 1 en orientación & quot; Retrato & quot, es decir, en una página A4 como se usa habitualmente, sin embargo, deberá cambiar la Configuración de la impresora a Orientación & quotPaisaje & quot para imprimir la Tabla 2 y el texto después de la Tabla 2. Con el sistema operativo Windows, puede hacer esto haciendo clic en Archivo, luego en Configuración de página y seleccionando la orientación Horizontal antes de imprimir. Asegúrese de que el tamaño del papel sea A4 en Configuración de página (Archivo - Configuración de página).

Utilice la Vista previa de impresión para ver las páginas y obtener los números de página de la tabla que desea imprimir. Haga clic en Archivo, luego en Vista previa de impresión y haga clic en la flecha Página siguiente para recorrer las páginas. Puede cambiar la orientación de la salida de impresión desde la pantalla Vista previa de impresión (para el sistema operativo Windows) haciendo clic en la pequeña imagen junto al botón marcado Imprimir en la esquina superior izquierda de la pantalla. Al pasar el mouse sobre dicha imagen debería mostrar que es el botón Configurar página. Elija Horizontal para la Tabla 2, luego haga clic en Aceptar, luego haga clic en el botón Imprimir y escriba el número de página que desea imprimir.

Lo siento, pero algunas de las líneas en ambas tablas no se muestran en la Vista previa de impresión, pero se imprimen (con suerte). Todo este proyecto ha tomado bastante tiempo y esfuerzo, y todavía no he perfeccionado las Tablas, ya que soy un creador web aficionado y no un sabelotodo, como algunos otros, LOL.

Hay al menos 27 dimensiones y rayos, y 7 planos solares. Cada plano de nuestro sistema solar significa niveles más altos de existencia física y etérica en nuestro sistema solar. El primer rayo energiza el primer chakra para activar el séptimo chakra, y así sucesivamente. Los chakras son componentes del aura (campo electro-foto-magnético en siete capas o cuerpos áuricos que rodean a un humano), y el aura y los chakras se compenetran entre sí. Cada chakra se alimenta de uno de los cuerpos áuricos. Las civilizaciones son siete ciclos de materialización y espiritualización en la Tierra, que activan las energías de los chakras.


Contenido

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) define el conflicto entre humanos y vida silvestre como "cualquier interacción entre humanos y vida silvestre que tenga como resultado impactos negativos en la vida social, económica o cultural humana, en la conservación de las poblaciones de vida silvestre o en el medio ambiente. [5] El Creando convivencia El taller del 5º Congreso Mundial de Parques (8 al 17 de septiembre de 2003, Montreal) definió el conflicto entre humanos y vida silvestre en el contexto de los objetivos humanos y las necesidades de los animales de la siguiente manera: “El conflicto entre humanos y vida silvestre ocurre cuando las necesidades y el comportamiento de la vida silvestre impactan negativamente en los objetivos de los seres humanos o cuando los objetivos de los seres humanos tienen un impacto negativo en las necesidades de la vida silvestre ". [6]

Una revisión de 2007 del Servicio Geológico de los Estados Unidos define el conflicto entre humanos y vida silvestre en dos contextos, en primer lugar, las acciones de la vida silvestre en conflicto con los objetivos humanos, es decir, la vida, los medios de subsistencia y el estilo de vida, y en segundo lugar, las actividades humanas que amenazan la seguridad y supervivencia de la vida silvestre. Sin embargo, en ambos casos, los resultados se deciden por las respuestas humanas a las interacciones. [7]

El Gobierno de Yukon define el conflicto entre humanos y vida silvestre de manera simple, pero a través de la lente del daño a la propiedad, es decir, "cualquier interacción entre la vida silvestre y los humanos que cause daño, ya sea al humano, al animal salvaje o a la propiedad". [8] Aquí, la propiedad incluye edificios, equipos y campamentos, ganado y mascotas, pero no incluye cultivos, campos o cercas.

El Grupo de Trabajo sobre Conflictos entre humanos y vida silvestre de la CSE de la UICN describe el conflicto entre humanos y vida silvestre como luchas que surgen cuando la presencia o el comportamiento de la vida silvestre representa una amenaza real o percibida, directa y recurrente para los intereses o necesidades humanos, lo que genera desacuerdos entre grupos de personas e impactos negativos en las personas y / o la vida silvestre. [9]

Las interacciones entre humanos y vida silvestre han ocurrido a lo largo de la prehistoria y la historia registrada del hombre. Entre las formas tempranas de conflicto entre humanos y vida silvestre se encuentra la depredación de los antepasados ​​del hombre prehistórico por una serie de depredadores del Mioceno, como los gatos dientes de sable, los leopardos y las hienas manchadas. [10]

Los restos fósiles de los primeros homínidos muestran evidencia de depredación del Niño Taung, el cráneo fosilizado de un joven Australopithecus africanus, se cree que fue asesinado por un águila por las distintas marcas en su cráneo y el fósil se encontró entre cáscaras de huevos y restos de pequeños animales. [11]

Un cocodrilo cornudo del Plio-Pleistoceno, Crocodylus anthropophagus, cuyos restos fósiles se han registrado en Olduvai Gorge, fue el depredador más grande encontrado por el hombre prehistórico, como lo indican los especímenes de homínidos que conservan marcas de mordeduras de cocodrilos en estos sitios. [12]

África Editar

Como continente tropical con un desarrollo antropogénico sustancial, África es un punto clave para la biodiversidad [13] y, por lo tanto, para los conflictos entre humanos y vida silvestre. Dos de los principales ejemplos de conflicto en África son el conflicto entre humanos y depredadores (leones, leopardos, guepardos, etc.) y entre humanos y elefantes. La depredación del ganado por depredadores africanos está bien documentada en Kenia, [14] Namibia, [15] Botswana, [16] y más. Los elefantes africanos chocan con frecuencia con los humanos, ya que sus migraciones de larga distancia a menudo se cruzan con las granjas. El daño resultante a los cultivos, la infraestructura y, en ocasiones, a las personas, puede llevar a la matanza de elefantes en represalia por parte de los lugareños. [17]

En 2017, solo en Namibia se informaron más de 8000 incidentes de conflictos entre humanos y vida silvestre (Banco Mundial, 2019). Las hienas mataron a más de 600 cabezas de ganado en la región de Zambeze de Namibia entre 2011 y 2016 y hubo más de 4000 incidentes de daños a los cultivos, en su mayoría causados ​​por elefantes que se movían por la región (NACSO, 2017a). [3]

Asia Editar

Con una población humana en rápido crecimiento y una alta biodiversidad, [13] las interacciones entre las personas y los animales salvajes son cada vez más frecuentes. Al igual que los humanos depredadores en África, los encuentros entre tigres, personas y su ganado es un tema destacado en el continente asiático. Los ataques a humanos y ganado han exacerbado las principales amenazas para la conservación del tigre, como la mortalidad, la eliminación de individuos de la naturaleza y las percepciones negativas de los animales por parte de los lugareños. [18] Incluso los conflictos de no depredadores son comunes, con las incursiones de elefantes [19] y macacos [20] en cultivos que persisten tanto en entornos rurales como urbanos, respectivamente. La eliminación deficiente de los desechos de los hoteles en las ciudades dominadas por el turismo ha alterado los comportamientos de los carnívoros, como los osos perezosos, que generalmente evitan la habitación humana y la basura generada por los humanos. [21]

En Sri Lanka, por ejemplo, cada año hasta 80 personas mueren a manos de elefantes y más de 230 elefantes mueren a manos de los agricultores. El elefante de Sri Lanka está catalogado como en peligro de extinción y solo entre 2500 y 4000 individuos permanecen en estado salvaje (IIED, 2019). [3]

Antártida Editar

El primer caso de muerte debido al conflicto entre humanos y vida silvestre en la Antártida ocurrió en 2003 cuando una foca leopardo arrastró bajo el agua a una bióloga marina británica que practicaba esnórquel, por lo que se ahogó. [22]

Europa Editar

El conflicto entre humanos y vida silvestre en Europa incluye interacciones entre personas y tanto carnívoros como herbívoros. Se ha demostrado que una variedad de no depredadores, como ciervos, jabalíes, roedores y estorninos, dañan los cultivos y los bosques. [23] Carnívoros como las aves rapaces y los osos crean conflictos con los humanos al comer tanto peces de cultivo como silvestres, [23] mientras que otros, como los linces y los lobos, se alimentan del ganado. [24] Incluso los casos menos evidentes de conflicto entre humanos y vida silvestre pueden causar pérdidas sustanciales. 500.000 colisiones de vehículos con ciervos en Europa (y 1-1,5 millones en América del Norte) provocaron 30.000 heridos y 200 muertes. [25]

América del Norte Editar

Los casos de conflicto entre humanos y vida silvestre están muy extendidos en América del Norte. En Wisconsin, la depredación del ganado por los lobos en los Estados Unidos es un problema importante que resultó en lesiones o muerte de 377 animales domésticos durante un período de 24 años. [26] Se informaron incidentes similares en el ecosistema del Gran Yellowstone, con informes de lobos matando mascotas y ganado. [27] Los centros urbanos en expansión han creado crecientes conflictos entre humanos y vida silvestre, con interacciones entre humanos y coyotes y pumas documentadas en ciudades de Colorado y California, respectivamente, entre otros. [28] [29] Los grandes felinos son una fuente similar de conflicto en el centro de México, donde los informes de depredación del ganado son generalizados, [30] mientras que las interacciones entre humanos y coyotes también se observaron en las ciudades canadienses. [31]

Oceanía Editar

En la isla K'gari-Fraser en Australia, los ataques de los dingos salvajes a los humanos (incluida la muy publicitada muerte de un niño) crearon una crisis entre humanos y vida silvestre que requirió intervención científica para su manejo. [32] En Nueva Zelanda, la desconfianza y la aversión por la introducción de aves depredadoras (como el halcón de Nueva Zelanda) en los paisajes de viñedos llevaron a tensiones entre las personas y la vida silvestre circundante. [33] [34] En casos extremos, se ha informado que aves grandes atacan a las personas que se acercan a sus nidos, siendo el conflicto entre humanos y urracas en Australia un ejemplo bien conocido. [35] Incluso se han documentado conflictos en entornos urbanos, con el desarrollo aumentando la frecuencia de interacciones humano-zarigüeya en Sydney. [36]

América del Sur Editar

Como ocurre con la mayoría de los continentes, la depredación del ganado por parte de animales salvajes es una fuente principal de conflicto entre humanos y vida silvestre en América del Sur. Las matanzas de guanacos por depredadores en la Patagonia, Chile, que poseen valor económico y cultural en la región, han creado tensiones entre los ganaderos y la vida silvestre. [37] La ​​única especie de oso de América del Sur, el oso andino, enfrenta una disminución de la población debido a un conflicto similar con los propietarios de ganado en países como Ecuador. [38]

Ecosistemas marinos Editar

El conflicto entre humanos y vida silvestre no se limita a los ecosistemas terrestres, sino que también prevalece en los océanos del mundo. Al igual que con los conflictos terrestres, los conflictos entre humanos y vida silvestre en los ambientes acuáticos son increíblemente diversos y se extienden por todo el mundo. En Hawái, por ejemplo, un aumento de focas monje alrededor de las islas ha creado un conflicto entre los lugareños que creen que las focas "pertenecen" y los que no. [39] Los depredadores marinos como las orcas [40] y los lobos marinos [41] compiten con las pesquerías por alimentos y recursos, mientras que otros, como los grandes tiburones blancos, tienen un historial de herir a los humanos. [42] Si bien muchas de las causas del conflicto entre humanos y vida silvestre son las mismas entre los ecosistemas terrestres y marinos (depredación, competencia, lesiones humanas, etc.), los entornos oceánicos están menos estudiados y los enfoques de gestión a menudo difieren. [42]

Las estrategias de mitigación para manejar los conflictos entre humanos y vida silvestre varían significativamente según la ubicación y el tipo de conflicto. La preferencia es siempre por medidas de prevención pasivas y no intrusivas, pero a menudo se requiere que la intervención activa se lleve a cabo en conjunto.[8] Independientemente del enfoque, las soluciones más exitosas son aquellas que incluyen a las comunidades locales en la planificación, implementación y mantenimiento. [43] La resolución de conflictos, por lo tanto, a menudo requiere un plan regional de ataque con una respuesta adaptada a la crisis específica. [44] Aún así, existe una variedad de técnicas de gestión que se emplean con frecuencia para mitigar conflictos. Ejemplos incluyen:

  • Translocación de animales problemáticos: La reubicación de los llamados animales "problemáticos" de un lugar de conflicto a un lugar nuevo es una técnica de mitigación utilizada en el pasado, aunque investigaciones recientes han demostrado que este enfoque puede tener impactos perjudiciales sobre las especies y es en gran medida ineficaz. [45] La translocación puede disminuir las tasas de supervivencia y conducir a movimientos extremos de dispersión de una especie y, a menudo, los animales "problemáticos" reanudarán los comportamientos conflictivos en su nueva ubicación. [46]
  • Montaje de vallas u otras barreras.: La construcción de barreras alrededor de bomas de ganado, [14] la creación de distintos corredores de vida silvestre, [47] y la construcción de cercas de colmena alrededor de las granjas para disuadir a los elefantes [48] han demostrado la capacidad de ser estrategias exitosas y rentables para mitigar el conflicto entre humanos y vida silvestre.
  • Mejorar la educación comunitaria y la percepción de los animales.: Varias culturas tienen una miríada de puntos de vista y valores asociados con el mundo natural, y la forma en que se percibe la vida silvestre puede desempeñar un papel en la exacerbación o el alivio del conflicto entre humanos y vida silvestre. En una comunidad Masaai donde los hombres jóvenes alguna vez obtuvieron estatus al matar leones, los conservacionistas trabajaron con los líderes comunitarios para cambiar las percepciones y permitir que esos hombres jóvenes alcanzaran el mismo estatus social protegiendo a los leones. [43]
  • Planificación eficaz del uso de la tierra: alterar las prácticas de uso de la tierra puede ayudar a mitigar los conflictos entre los seres humanos y los animales que atacan los cultivos. Por ejemplo, en Mozambique, las comunidades comenzaron a cultivar más plantas de chile después de descubrir que a los elefantes no les gustan y evitan las plantas que contienen capsaicina. Este método creativo y eficaz disuade a los elefantes de pisotear los campos de los agricultores de la comunidad y protege a la especie. [49]
  • Compensación: en algunos casos, se han establecido sistemas gubernamentales para ofrecer una compensación monetaria por las pérdidas sufridas debido al conflicto entre humanos y vida silvestre. Estos sistemas esperan disuadir la necesidad de matanzas de animales en represalia e incentivar financieramente la coexistencia de humanos y vida silvestre. [50] Se han empleado estrategias de compensación en India, [51] Italia, [50] y Sudáfrica, [52] por nombrar algunos. El éxito de la compensación en el manejo del conflicto entre humanos y vida silvestre ha variado enormemente debido a la compensación insuficiente, la falta de participación local o la falta de pago por parte del gobierno. [50] [51]
  • Análisis espacial y mapeo de puntos conflictivos: el mapeo de interacciones y la creación de modelos espaciales ha tenido éxito en la mitigación de conflictos entre humanos y carnívoros [53] y entre humanos y elefantes, [54] entre otros. En Kenia, por ejemplo, el uso de sistemas de información geográfica basados ​​en cuadrículas en colaboración con análisis estadísticos simples permitió a los conservacionistas establecer un predictor eficaz para el conflicto entre humanos y elefantes. [54]
  • Perros guardianes que disuaden a los depredadores: El uso de perros guardianes para proteger al ganado de la depredación ha sido eficaz para mitigar el conflicto entre humanos y carnívoros en todo el mundo. Una revisión reciente encontró que el 15,4% de los casos de estudio que investigan el conflicto entre humanos y carnívoros utilizaron perros guardianes del ganado como técnica de manejo, con pérdidas de animales en promedio 60 veces más bajas que la norma. [55]
  • Manejo de la basura para prevenir la atracción de carnívoros: La eliminación deficiente de la basura, como los desechos de los hoteles, está emergiendo rápidamente como un aspecto importante que agrava los conflictos entre humanos y carnívoros en países como India. [21] Se necesita una investigación urgente para aumentar el conocimiento del impacto de la basura fácilmente disponible, y es esencial mejorar la gestión de la basura en las áreas donde residen los carnívoros.

El conflicto humano con la vida silvestre también tiene una gama de dimensiones "ocultas" que no se suelen considerar cuando el foco está en las consecuencias visibles. Estos pueden incluir impactos en la salud, costos de oportunidad y costos de transacción. [56] Los estudios de caso incluyen trabajos sobre elefantes en el noreste de India, donde las interacciones entre humanos y elefantes se correlacionan con un mayor consumo de alcohol por parte de los guardianes de las cosechas, lo que resulta en una mayor mortalidad en las interacciones, [57] y cuestiones relacionadas con el género en el norte de India. [58] Además, la investigación ha demostrado que el miedo causado por la presencia de depredadores puede agravar el conflicto entre humanos y vida silvestre más que el daño real producido por los encuentros. [43]

Este artículo incorpora texto de un trabajo de contenido gratuito. Con licencia bajo CC BY-SA 3.0 IGO Declaración de licencia / permiso en Wikimedia Commons. Texto tomado de El estado de los bosques del mundo 2020. Bosques, diversidad biológica y personas - En resumen, FAO y PNUMA, FAO y PNUMA. Para aprender cómo agregar texto de licencia abierta a los artículos de Wikipedia, consulte esta página de instrucciones. Para obtener información sobre cómo reutilizar texto de Wikipedia, consulte los términos de uso.


Benhamou, S. 1990. Un análisis de los movimientos del ratón de madera.Apodemus sylvaticus en su área de distribución. Procesos conductuales 22: 235-250.

Boonstra, R. y Craine, I.T.M. 1986. Localización de nidos en el nacimiento y rastreo de pequeños mamíferos con técnica de carrete y línea. Revista canadiense de zoología 64: 1034–1036.

Crist, T.O., Guertin, D.S., Wiens, J.A. y Milne, B.T. 1992. Movimiento animal en paisajes heterogéneos: un experimento conEleodes escarabajos en praderas de pasto corto. Ecología funcional 6: 536–544.

Dicke, M. y Burrough, P.A. 1988. Uso de dimensiones fractales para caracterizar la tortuosidad de los rastros de animales. Entomología fisiológica 13: 393–398.

Efron, B. y Tibshirani, R. 1991. Análisis de datos estadísticos en la era de las computadoras. Science 253: 390–395.

Goodyear, N.C. 1989. Estudio del uso del hábitat a escala fina en pequeños mamíferos. Journal of Wildlife Management 53: 941–946.

Kotliar, N.B. y Wiens, J.A. 1990. Múltiples escalas de parches y estructura de parches: un marco jerárquico para el estudio de la heterogeneidad. Oikos 59: 253-260.

Krummer, J.R., Gardner, R.H., Sugihara, G., O'Neill, R.V. y Coleman, P.R. 1987. Patrones de paisaje en un entorno perturbado. Oikos 48: 321–324.

Lemen, C.A. y Freeman, P.W. 1985. Seguimiento de mamíferos con pigmentos fluorescentes: una nueva técnica. Journal of Mammalogy 66: 134-136.

Mandelbrot, B. 1967. ¿Cuánto mide la costa de Gran Bretaña? Autosemejanza estadística y dimensión fraccionaria. Science 156: 636–638.


Dimensiones espaciales de un animal - Biología

256. Brebner J.S. &erio Chittka L. (2021) Cognición animal: la autoimagen de un abejorro. Biología actual, 31 (4): R207-R209. DOI: http://doi.org/10.1016/j.cub.2020.12.027.

255. Woodgate J.L., Makinson J.C., Rossi N., Lim K.S., Reynolds A.M., Rawlings C.J. & amp Chittka L. (2021) El seguimiento por radar armónico revela que los drones abeja navegan entre múltiples leks aéreos. iScience, 102499. DOI: http://doi.org/10.1016/j.isci.2021.102499.

2020

2 54 . Chittka L. (20 20) ¿La vida secreta de las abejas como horticultores? Science 368, 824-825. DOI: http://doi.org/10.1126/science.abc2451.

2 53. Galpayage Dona H.S. &erio Chittka L. (20 20) Charles H. Turner, pionero en cognición animal. Science 370, 530-531. DOI: http://doi.org/10.1126/science.abd8754.

2 52. Loukola O.J. , Gatto E., Hijar-Islas A.C. & amp Chittka L. (20 20) Uso selectivo de información interespecífica en la elección del nido de abejas solitarias . Biología animal, Volumen 70, Número 1: 1-11. DOI: http://doi.org/10.1163/ 15707563-20191233.

2 51. MaBouDi H., Galpayage Dona H.S., Gatto E., Loukola O.J., Buckley E., Onoufriou P.D., Skorupski P. & amp Chittka L. (20 20) Los abejorros utilizan el escaneo secuencial de elementos contables en patrones visuales para resolver tareas de numerosidad. Biología integrativa y comparada 60: 929–942. DOI: https://doi.org/10.1093/icb/icaa025.

2 50. MaBouDi H., Solvi C. y amp Chittka L. (20 20) Los abejorros aprenden una regla relacional pero cambian a una heurística de ganar-quedarse / perder-cambiar después de un entrenamiento extenso. Fronteras en neurociencia del comportamiento 14 (137). DOI: https://doi.org/10.3389/fnbeh.2020.00137.

2 49. Romero-Gonzalez J.E., Solvi C. & amp Chittka L. (20 20) Las abejas melíferas ajustan las preferencias de color en respuesta a la información social concurrente de conespecíficos y heteroespecíficos. Comportamiento animal 170: 219-228. DOI: https: //doi.org/10.1016/j.anbehav.2020.10.008.

2 48. Solvi C., Gutierrez Al-Khudhairy S. & amp Chittka L. (20 20) Los abejorros muestran un reconocimiento de objetos transmodal entre los sentidos visuales y táctiles. Science 367, 910-912. DOI: http://doi.org/10.1126/science.aay8064.

2 01 9

2 47. Arnold S.E .J. &erio Chittka L. (2019) Diversidad de colores de flores vista a través de los ojos de los polinizadores. Un comentario sobre: ​​'Estructura de color floral en dos comunidades herbáceas australianas: depende de quién esté mirando '. Anales de botánica, 124 (2) : viii-ix. DOI: http://doi.org/10.1093/aob/mcz107.

246. Bayne T., Brainard D., Byrne R.W., Chittka L., Clayton N., Heyes C., Mather J., Olveczky B., Shadlen M, Suddendorf T. & amp Webb B. (2019) ¿Qué es la cognición? Biología actual, 29 (13): R608-R615. DOI: https://doi.org/10.1016/j.cub.2019.05.044.

245. Bridges A.D. & amp Chittka L. (2019) Comportamiento animal: conformidad y los inicios de la cultura en un insecto. Biología actual, 29 (5): R167-R169. DOI: https://doi.org/10.1016/j.cub.2019.01.023.

244 . Chittka L., Giurfa M. y Riffell J.A. (2019) Editorial: Los mecanismos de la cognición de los insectos. Fronteras en psicología, 10: 2751. DOI: http://doi.org/10.3389/fpsyg.2019.02751.

2 43 . Chittka L. & amp Wilson C. (2019) Expandiendo la conciencia. Científico americano , 107 (6): 364-369. DOI: https://doi.org/10.1511/2019.107.6.364.

2 42. Colgan T.J., Fletcher I.K., Arce A.N., Gill R.J., Ramos Rodrigues A., Stolle E., Chittka L. & amp Wurm Y. (2019) Efectos específicos de castas y pesticidas de la exposición a pesticidas neonicotinoides en la expresión génica en abejorros. Ecología Molecular, 28: 1964-1974. DOI: https://doi.org/10.1111/mec.15047.

2 41. Guan C., Egertová M., Perry C.J., Chittka L. & amp Chittka A. (2019) Correlación temporal de la expresión del gen PRMT1 elevada con hongos
neurogénesis corporal durante el desarrollo del cerebro del abejorro. Revista de fisiología de insectos, 116: 57 - 69. DOI: https://doi.org/10.1016/j.jinsphys.2019.04.011.

2 40. Makinson J. C., Woodgate J. L., Reynolds A., Capaldi E. A., Perry C. J. & amp Chittka L. (2019) El seguimiento de radar armónico revela un patrón de dispersión aleatoria del abejorro (Bombus terrestris) reinas después de la hibernación. Informes científicos, 9 : 4651. DOI: https://doi.org/10.1038/s41598-019-40355-6.

239. Pasquaretta C., Jeanson R., Pansanel J., Raine N.E., Chittka L. & amp Lihoreau M. (2019) Un análisis de red espacial de la partición de recursos entre abejorros que se alimentan de flores artificiales en una jaula de vuelo. Ecología del movimiento, 7: 4. DOI: https: //doi.org/10.1186/s40462-019-0150-z.

238. Perry C.J. y amperios Chittka L. (2019) Cómo la previsión podría apoyar la flexibilidad de comportamiento de los artrópodos. Opinión actual en neurobiología, 54: 171-177. DOI: https://doi.org/10.1016/j.conb.2018.10.014.

237. Vasas V., Peng F., MaBouDi H. y amp Chittka L. (2019) Las entradas de los receptores ponderadas aleatoriamente pueden explicar la gran diversidad de neuronas codificadoras de colores en el sistema visual de las abejas. Informes científicos, 9: 8330. DOI: https://doi.org/10.1038/s41598-019-44375-0.

236. Vasas V. & amp Chittka L. (2019) Insecto-La estrategia de inspección secuencial inspirada permite a una red artificial de cuatro neuronas estimar la numerosidad. iScience, 11: 85-92. DOI: http://doi.org/10.1016/j.isci.2018.12.009.

2 01 8

235. Avargues-Weber A., ​​Lachlan R. y amp Chittka L. (2018) El aprendizaje social de los abejorros puede llevar a opciones de alimentación subóptimas. Comportamiento animal 135 (2018): 209-214. DOI: https://doi.org/10.1016/j.anbehav.2017.11.022.

234. Emberton S., Chittka L. & amp Cavallaro A. (2018) Deshacimiento de imágenes y videos submarinos con segmentación de la región de neblina pura. Visión por computadora y comprensión de imágenes168: 145-156. DOI: https://doi.org/10.1016/j.cviu.2017.08.003.

233. Gallo V. & amp Chittka L. (2018) ¿Aspectos cognitivos de la construcción de panales en la abeja? Fronteras en psicología, 9: 900. DOI: 10.3389 / fpsyg.2018.00900.

232. Guiraud M., Roper M. y amp Chittka L. (2018) La videografía de alta velocidad revela cómo las abejas pueden convertir una tarea de aprendizaje de conceptos espaciales en una tarea de discriminación simple mediante movimientos de vuelo estereotipados e inspección secuencial de elementos de patrones. Fronteras en psicología, 9: 1347. DOI: 10.3389 / fpsyg.2018.01347.

231. Lawson D.A., Chittka L., Whitney H.M. & amp Rands S.A. (2018) Los abejorros distinguen los patrones de aromas florales y pueden transferirlos a los patrones visuales correspondientes. Actas de la Royal Society of London B: Ciencias biológicas, 285 (1880): 20180661 :. DOI: 10.1098 / rspb.2018.0661.

230. Li Li, Su S., Perry C.J., Elphick M.R., Chittka L. & amp Sovik E. (2018) Cambios en el transcriptoma a gran escala en el proceso de formación de la memoria visual a largo plazo en el abejorro, Bombus terrestris. Informes científicos 8, Número de artículo: 534. DOI: 10.1038 / s41598-017-18836-3.

229. Matthews T., Osorio D., Cavallaro A. & amp Chittka L. (2018) La importancia de los parámetros de la escena visual espacial en la predicción de las sensibilidades óptimas del cono en primates frugívoros tricromáticos rutinarios del viejo mundo. Fronteras en neurociencia computacional, 12:15. DOI: 10.3389 / fncom.2018.00015.

228. Nieberding C.M., Van Dyck H. y amp Chittka L. (2018) Aprendizaje adaptativo en insectos no sociales: de la teoría al trabajo de campo, y viceversa. Opinión actual en la ciencia de los insectos, 27: 75-81. DOI: https://doi.org/10.1016/j.cois.2018.03.008.

227. Skorupski P., MaBouDi H., Galpayage Dona H.S. &erio Chittka L. (2018) Contando insectos. Phil Trans R Soc B 373 (2018): 20160513 DOI: 10.1098 / rstb.2016.0513.

226. Vasas V., Brebner J.S. &erio Chittka L. (2018) La discriminación de color no solo está limitada por el ruido de los fotorreceptores: un comentario sobre Olsson et al. Ecología del comportamiento 29 (2): 285-286. DOI: https://doi.org/10.1093/beheco/arx157.

225. Wang M., Chittka L. & amp Ings T.C. (2018) Los abejorros expresan tácticas consistentes, pero flexibles, de velocidad y precisión bajo diferentes niveles de amenaza de depredación. Fronteras en psicología, 9: 1601. DOI: https://doi.org/10.3389/fpsyg.2018.01601.

224. Woodgate J.L. y amp Chittka L. (2018) Búsqueda de alimentos en el lugar central. En: Vonk J., Shackelford T. (eds) Encyclopedia of Animal Cognition and Behavior. Springer, Cham. DOI: https://doi.org/10.1007/978-3-319-47829-6_881-1.

2 01 7

223. Baracchi D., Marples A., Jenkins A.J., Leitch A.R. &erio Chittka L. (2017) La nicotina en el néctar floral influye farmacológicamente en el aprendizaje de los abejorros de las características florales. Informes científicos 7, Número de artículo: 1951. DOI: 10.1038 / s41598-017-01980-1.

222. Buatois A., Pichot C., Schultheiss P., Sandoz JC., Lazzari C.R.,Chittka L., Avarguès-Weber A. & amp Giurfa M. (2017) Aprendizaje visual asociativo por abejas atadas en un entorno visual controlado. Informes científicos 7, número de artículo: 12903. DOI: 10.1038 / s41598-017-12631-w.

221. Chittka L. (2017) Cognición de abejas. Biología actual 27 (19): R1049 – R1053. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2017.08.008.

220 . Chittka L. & amp Skorupski P. (2017) Visión activa: se necesita una perspectiva comparativa más amplia. Fundamentos constructivistas 13 (1): 128-129. http://constructivist.info/13/1/128.

2 19. Li Li, MaBouDi H., Egertová M., Elphick M.R.,Chittka L. & amp Perry C.J. (2017) Un posible correlato estructural del rendimiento del aprendizaje en una tarea de discriminación de color en el cerebro del abejorro. Actas de la Royal Society of London B: Ciencias biológicas, 284 (1864): 20171323. DOI: 10.1098 / rspb.2017.1323.

218. Loukola O.J., Perry C.J., Coscos L. & amp Chittka L. (2017) Los abejorros muestran flexibilidad cognitiva al mejorar un comportamiento complejo observado. Ciencias 355 (6327): 833-836. DOI: 10.1126 / science.aag2360.

217. MaBouDi H., Shimazaki H., Giurfa M. & amp Chittka L. (2017) Aprendizaje olfativo sin los cuerpos de los hongos: los modelos de redes neuronales punzantes del tracto del lóbulo antenal lateral de la abeja revelan sus capacidades en tareas de memoria de olores de diversas complejidades. PLoS Comput Biol 13 (6): e1005551. DOI: https://doi.org/10.1371/journal.pcbi.1005551.

216. Pasquaretta C., Jeanson R., Andalo C., Chittka L. & amp Lihoreau M. (2017) Análisis de las interacciones planta-polinizador con redes de movimiento espacial. Entomología ecológica 42 (Supl. 1): 4–17. DOI: 10.1111 / een.12446.

215. Peng F. & amp Chittka L. (2017) Un modelo computacional simple del cuerpo del hongo abeja puede explicar formas aparentemente complejas de aprendizaje olfativo y memoria. Biología actual 27 (2): 224-230. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2016.10.054.

2 14. Perry C.J., Barron A.B. &erio Chittka L. (2017) Las fronteras de la cognición de los insectos. Curr Opin Behav Sci 16: 111-118. DOI: https://doi.org/10.1016/j.cobeha.2017.05.011.

2 13. Roper M., Fernando C. y amp Chittka L. (2017) La red neuronal bioinspirada de insectos proporciona nueva evidencia sobre cómo los detectores de características simples pueden permitir la generalización visual compleja y la invariancia de la ubicación del estímulo en el cerebro en miniatura de las abejas. PLoS Comput Biol 13 (2): e1005333. doi: 10.1371 / journal.pcbi.1005333.

2 12. Vasas V., Hanley D., Kevan P.G. &erio Chittka L. (2017) Las imágenes multiespectrales de flores revelan la importancia adaptativa del uso de receptores sensibles a la longitud de onda larga para la detección de bordes en las abejas. Revista de fisiología comparada A 203 (4): 301-311. doi: 10.1007 / s00359-017-1156-x.

2 11. Wang MY., Vasas V., Chittka L. & amp Yen SH. (2017) Ovejas con ropa de lobo: los rasgos multicomponente mejoran el éxito del mimetismo en polillas que imitan a las arañas. Comportamiento animal 127: 219-224. doi: 10.1016 / j.anbehav.2017.03.020.

2 10. Woodgate JL., Makinson JC., Lim KS., Reynolds AM. &erio Chittka L. (2017) El seguimiento de radar continuo ilustra el desarrollo de rutas multidestino de abejorros. Informes científicos 7: 17323 doi: 10.1038 / s41598-017-17553-1.

201 6

209. Alem S., Perry C.J., Zhu X., Loukola O.J., Ingraham T., Søvik E. & amp Chittka L. (2016) Los mecanismos asociativos permiten el aprendizaje social y la transmisión cultural de tirar de cuerdas en un insecto. Biología PLoS 14 (10): e1002564. doi: 10.1371 / diario. pbio.1002564.

208. Baracchi D., Turillazzi S. y amp Chittka L. (2016) Los patrones faciales en una avispa social tropical se correlacionan con la pertenencia a una colonia. La ciencia de la naturaleza 103: 80. doi: 10.1007 / s00114-016-1406-8.

207 . Chittka L. (201 6) Resumen editorial: Ecología del comportamiento: mecanismos moleculares y neuronales que sustentan el comportamiento adaptativo en los insectos. Opinión actual en la ciencia de los insectos 15: vii – ix. DOI: 10.1016 / j.cois.2016.05.002.

206. Dawson E.H., Chittka L . & amp Leadbeater E. (201 6) Las sustancias de alarma inducen el aprendizaje social asociativo en las abejas, Apis mellifera . Comportamiento animal 122: 17-22. DOI: 10.1016 / j.anbehav.2016.08.006.

205. Emberton S., Chittka L., Cavallaro A. & amp Wang M. (201 6) Capacidad del sensor y corrección atmosférica en la percepción remota del color del océano. Sensores remotos, 8 (1), 1. DOI: 10.3390 / rs8010001.

204. Lihoreau M., Chittka L.y Raine, N. E. (2016). Monitoreo de redes de visitas de flores e interacciones entre pares de abejorros en una gran jaula de vuelo al aire libre. Más uno, 11 (3), e0150844. DOI: 10.1371 / journal.pone.0150844.

203. Lihoreau M., Ings T. C., Chittka L.y Reynolds A. M. (2016). Firmas de una estrategia de búsqueda óptima a nivel mundial en los vuelos tridimensionales de alimentación de abejorros. Informes científicos 6, Número de artículo: 30401. DOI: 10.1038 / srep30401.

202. Niven J.E. & amp Chittka L. (2016). Evolución de la comprensión de la evolución del sistema nervioso. Biología actual, 26 (20): R937 – R941 DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2016.09.003.

201. Perry C.J., Baciadonna L. & amp Chittka L. (2016). Las recompensas inesperadas inducen cambios de estado similares a las emociones positivas dependientes de la dopamina en los abejorros. Ciencias 353 (6307): 1529-1531 DOI: 10.1126 / science.aaf4454.

200. Smolla M., Alem S., Chittka L.y Shultz S. (2016). Copiar cuando no es seguro: los abejorros confían en la información social cuando las recompensas son muy variables. Letras de biología 12: 20160188 DOI: 10.1098 / rsbl.2016.0188.

199. Whitney H. M., Reed A., Rands S. A., Chittka L.y Glover B. J. (2016). La iridiscencia de la flor aumenta la detección de objetos en el sistema visual de los insectos sin comprometer la identidad del objeto. Biología actual, 26: 802-808. DOI: 10.1016 / j.cub.2016.01.026.

19 8. Wolf S. & amp Chittka L. (201 6) Abejorros machos, Bombus terrestris, se desempeñan igual de bien que los trabajadores en una tarea de aprendizaje del color en serie. Comportamiento animal111: 147-155. DOI: 10.1016 / j.anbehav.2015.10.009.

19 7. Woodgate J. L., Makinson J. C., Lim K. S., Reynolds A. M. y amp Chittka L. (2016) Seguimiento de radar de por vida de abejorros. Más uno 11 (8): e0160333. DOI: 10.1371 / journal.pone.0160333.

19 5. Baracchi, D., Petrocelli, I., Chittka, L., Ricciardi, G. y Turillazzi, S. (2015). Velocidad y precisión en el reconocimiento de compañeros de nido: una avispa flotante prioriza el reconocimiento facial sobre las señales de olor de la colonia para minimizar la intrusión de forasteros. Actas de la Royal Society of London B: Ciencias biológicas, 282(1802), 20142750.

19 4. Emberton, S., Chittka, L., Cavallaro, A. (2015) Estimación jerárquica de la luz del velo basada en rangos para la depuración submarina. En Xie, X., Jones, M.W., Tam, G.K.L. (editores). Actas de la Conferencia Británica de Visión Artificial (BMVC), páginas 125.1-125.12. Prensa BMVA, DOI: 10.5244 / C.29.125 https://dx.doi.org/10.5244/C.29.125.

19 3. Hunt, K. & amp Chittka, L. (2015). Fusión de recuerdos a largo plazo en un insecto Biología actual, 25:741–745.

19 2. Jones, P.L., Ryan, M.J. y amp Chittka, L. (2015). La influencia de la experiencia pasada con la calidad de la recompensa de las flores en el aprendizaje social de los abejorros. Comportamiento animal, 101: 11-18.

19 1. McCarthy, E. W., Arnold, S. E. J., Chittka, L., Le Comber, SC, Verity, R., Dodsworth, S., Knapp, S., Kelly, LJ, Chase, MW, Baldwin, IT, Kova IK, A., Mhiri, C., Taylor, L. y Leitch , AR (2015). El efecto de la poliploidía y la hibridación sobre la evolución del color floral en Nicotiana (Solanaceae)Anales de botánica, 115: 1117–1131.

1 90. Morawetz, L., Chittka, L. y Spaethe, J. (2015). Las abejas (Apis mellifera) exhiben estrategias de búsqueda visual flexibles para objetivos verticales presentados a varias alturas F1000Investigación, 3:174.

1 89. Nityananda, V. & amp Chittka, L. (2015). Atención específica a la modalidad en la búsqueda de abejorros. Ciencia Abierta de la Royal Society, 2:150324 .

188. Sadd, B.M. & amp 143 otros autores incluyendo Chittka, L. en la posición 130 (2015). Los genomas de dos especies clave de abejorros con organización eusocial primitiva. Biología del genoma, 16:76.

187. Wang, M.Y., Brennan, C.H., Lachlan, R.F. &erio Chittka, L. (2015). Compensación de velocidad-precisión y toma de decisiones individualmente consistente por parte de individuos y díadas de pez cebra en una tarea de discriminación de color. Comportamiento animal, 103: 277-283.

186. Wolf, S., Roper, M. & amp Chittka, L. (2015) Los abejorros utilizan señales florales de manera diferente en flores dispuestas vertical y horizontalmente. Ecología del comportamiento 26 (3), 773–781. doi: 10.1093 / beheco / arv010.

184. Avarguѐs-Weber, A. & amp Chittka, L. (2014). Condicionamiento observacional en la copia de elección de flores por abejorros (Bombus terrestris): influencia de la distancia del observador y el movimiento del demostrador. Más uno, 9(2): 1-5.

183. Chittka, L., Faruq, S., Skorupski, P. y Werner, A. (2014). Constancia de color en insectos. Revista de fisiología comparada A, DOI 10.1007 / s00359-014-0897-z.

182. Chittka, L. & amp Raine, N.E. (2014). Patrones de color de abejorros y riesgo de depredación: una respuesta a Owen. Revista de zoología, 292: 133-135.

181. Dawson, E.H. &erio Chittka, L. (2014). AbejorrosBombus terrestris) utilizan la información social como indicador de seguridad en entornos peligrosos. Actas de la Royal Society B, 281:1-5.

180. Hunt, K. & amp Chittka, L. (2014) La susceptibilidad a la memoria falsa se correlaciona con la capacidad de categorización en humanos. F1000Investigación, 3:154.

179. Nityananda, V., Skorupski, P. & amp Chittka, L. (2014) ¿Pueden las abejas ver de un vistazo? La Revista de Biología Experimental, 217: 1933-1939.

177. Chittka, L., Stelzer, R. y Stanewsky R. (2013). Los cambios diarios en los niveles de luz ultravioleta pueden sincronizar el reloj circadiano de los abejorros (Bombus terrestris). Chronobiology International, 30: 434-442.

176. Chittka, L. y Peng, F. (2013). La cafeína estimula la memoria de las abejas. Ciencias, 309: 1157-1159.

175. Clare, E.L., Schiestl, F.P., Leitch, A.R. &erio Chittka, L. (2013). La promesa de la genómica en el estudio de las interacciones planta-polinizador. Biología del genoma, 14:207.

174. Collett, M., Chittka, L.& amp Collett, T.S. (2013). Memoria espacial en la navegación de insectos. Biología actual, 23 (17): R789-R800.

173. Dawson, E.H., Avarguѐs-Weber, A., Chittka, L. y Leadbeater, E. (2013). El aprendizaje por observación surge de asociaciones simples en un modelo de insecto. Biología actual, 23: 727-730.

172. Faruq, S., McOwan, P.W. &erio Chittka, L. (2013). El significado biológico de la constancia del color: un modelo basado en agentes con abejas que se alimentan de flores bajo iluminación variada. Diario de la visión, 13(10):1-14.

171. Land, M. & amp Chittka, L. (2013). Visión. En: The Insects: Structure and Function, 5th Edition (eds. Simpson, S. J. y Douglas, A. E.). Cambridge: Cambridge University Press, págs. 708-737.

170. Lihoreau, M., Raine, N.E., Reynolds, A.M. Stelzer, R.J., Lim, K.S. Smith, A.D., Osborne, J.L. & amp Chittka, L. (2013). Desentrañar los mecanismos de alimentación de las trampas en las abejas. Biología comunicativa e integrativa, 6: 1-4.

169. Papadopulos, A.S.T., Powell, M.P., Pupulin, F., Warner, J., Hawkins, J.A., Salamin, N., Chittka, L., Williams, N.H., Whitten, W.M., Loader, D., Valente, L.M., Mark W. Chase, M.W. y Savolainen, V. (2013). La evolución convergente de las señales florales es la base del éxito de las orquídeas neotropicales. Proc Royal Soc Lond B, 280: 20130960.

168. Reynolds, A.M., Lihoreau, M. & amp Chittka, L. (2013). Un modelo iterativo simple captura con precisión la formación compleja de trampas por abejorros a través de escalas espaciales y arreglos florales. PLOS Biología Computacional, 9: e1002938.

167. van der Woude, E., Smid, H.M., Chittka, L. y Huigens, M.E. (2013). Rompiendo la regla de Haller: isometría del tamaño del cerebro y el cuerpo en una avispa parásita diminuta. Evolución del comportamiento cerebral, 81: 86-92.

166. Vukusic, P. & amp Chittka, L. (2013). Señales visuales: color y producción de luz. En: The Insects: Structure and Function, 5ª edición (eds. Simpson, S. J. y Douglas, A. E.). Cambridge: Cambridge University Press, págs. 793-823.

165. Wang, M.Y., Ings, T.C., Proulx, M.J. & amp Chittka, L. (2013). ¿Pueden las abejas participar simultáneamente en un comportamiento de alimentación adaptativo y atender a los depredadores crípticos? Comportamiento animal, 86(4): 859-866.

163. Chittka, A., Wurm, Y. & amp Chittka, L. (2012). Epigenética: la formación de las castas de hormigas. Biología actual, 22: R835-R838.

162. Chittka, L.y Dyer, A. (2012). Tu rostro me resulta familiar. Naturaleza, 481: 154-155

161. Chittka, L., Rossiter, S.J., Skorupski, P. y Fernando, C. (2012). ¿Qué es comparable en cognición comparada? Transacciones filosóficas de la Royal Society, 3671: 2677-2685.

160. Dawson, E.H. &erio Chittka, L. (2012). Uso de información conespecífica y heteroespecífica en abejorros. Más uno, 7: e31444.

159. Ings, T.C., Wang, M.Y. &erio Chittka, L. (2012) Reconocimiento de forma independiente del color de depredadores crípticos por abejorros. Ecología y Sociobiología del Comportamiento, 66: 487-496.

158. Lenz, F, Ings, T.C., Chittka L., Chechkin, A.V. y Klages, R. (2012). Dinámica espacio-temporal de abejorros que buscan alimento bajo riesgo de depredación. Cartas de revisión física, 108: 1-5.

157. Lihoreau, M.D., Chittka, L., Le Comber, S.C. y Raine, N.E. (2012). Las abejas no utilizan las reglas del vecino más cercano para optimizar las rutas de múltiples ubicaciones. Letras de biología, 8: 13-16.

156. Lihoreau, M.D., Latty, T. & amp Chittka, L. (2012). Una exploración de la hipótesis del cerebro social en insectos. Fronteras en fisiología, 442: 1-7.

155. Lihoreau, M.D., Raine, N.E., Reynolds, A.M., Stelzer, R.J., Lim, K.S., Smith, A.D., Osborne, J.L. & amp Chittka, L. (2012). El seguimiento por radar y las cámaras sensibles al movimiento en las flores revelan el desarrollo de rutas de polinizadores con múltiples destinos en grandes escalas espaciales. Biología PLoS, 10: e1001392.

154. Muller, H. y Chittka, L. (2012). Diferencias interindividuales consistentes en el desempeño de discriminación de los abejorros (Hymenoptera: Apidae: Bombus terrestris) en tareas de aprendizaje de color, forma y olor. Entomología generalis, 34: 1-8.

153. Przybylowicz, T., Roessingh, P., Groot, A.T., Bismeijer, J.C. (Kroos), Oostermeijer, J.G.B., Chittka, L.y Gravendeel, B. (2012). Posible imitación química de la orquídea zapatilla de dama europea (Cypripedium calceolus) . Contribuciones a la zoología, 81: 103-110.

152. Raine, N.E. &erio Chittka, L. (2012). Sin compensación entre la velocidad de aprendizaje y la flexibilidad asociativa en abejorros: una prueba de aprendizaje inverso con colonias múltiples. Más uno, 7: e45096.

150. Chittka, L. y Skorupski, P. (2011). Procesamiento de información en cerebros en miniatura. Proc Royal Soc Lond B, 278: 885-888.

149. Doring, T.D., & amp Chittka. L. (2011). ¿Qué tan humanos son los insectos y eso importa? Entomólogo formosano, 31: 85-99.

148. Leadbeater, E.A. &erio Chittka, L. (2011). ¿Los abejorros recolectores sin experiencia usan los fabricantes de aromas como información social? Cognición animal, 14: 915-919.

147. Lihoreau, M.D., Chittka, L. & amp Raine, N.E. (2011). Compensación entre la distancia de viaje y la priorización de sitios de alta recompensa en el rastreo de abejorros. Ecología funcional, 25: 1284–1292.

146. Mendl, M., Paul, E.S. y Chittka, L. (2011). Comportamiento animal: ¿emoción en los invertebrados? Biología actual, 21: D463-D465.

145. Skorupski, P. & amp Chittka, L. (2011). La velocidad de procesamiento del fotorreceptor y los cambios en la resistencia de entrada durante la adaptación a la luz se correlacionan con la clase espectral en el abejorro. Bombus impatiens. Más uno, 6: e25989.

144. Skorupski, P. & amp Chittka, L. (2011). ¿El color es cognitivo? Tecnología óptica y láser, 43: 251-260.

143. Whitney, H.M., Bennet, K.M.V., Dorling, M., Sandbach, L., Prince, D. Chittka, L. y Glover, B.J. (2011). ¿Por qué tantos pétalos tienen células epidérmicas cónicas? Anales de botánica, 108: 609-611.

142. Whitney, H.M., Poetes, R., Steiner, U., Chittka, L. y Glover, B.J. (2011). Determinación de la contribución de la forma de las células epidérmicas a la humectabilidad de los pétalos mediante líneas antirrínicas isogénicas. Más uno. 6: e17576.

140. Chittka, L. (2010). Preguntas y respuestas. Biología actual, 20: R1006-R1008.

139. Chittka, A. & amp Chittka, L. (2010). Epigenética de la realeza. PLoS Biol, 8: e1000532.

138. Ings, T.C., Ings, N.L., Chittka, L. y Rasmont, P. (2010). ¿Una invasión fallida? Polinizadores introducidos comercialmente en el sur de Francia. Apidologie, 41: 1–13.

137. Kapustjansky, A., Chittka, L. y Spaethe, J. (2010). Las abejas utilizan información tridimensional para mejorar la detección de objetivos. Naturwissenschaften, 97: 229–233.

136. Lihoreau, L., Chittka, L. & amp Raine, N.E. (2010). Optimización de viajes mediante la búsqueda de abejorros mediante reajustes de líneas de trampa después del descubrimiento de nuevas ubicaciones de alimentación El naturalista estadounidense, 176(6):744-757.

135. Muller, H., Grossmann, H. & amp Chittka, L. (2010). "Personalidad" en los abejorros: ¿consistencia individual en las respuestas a los colores novedosos? Comportamiento animal 80: 1065-1074.

134. Niven, J.E. & amp Chittka, L. (2010). Reutilización de neuronas identificadas en múltiples circuitos neuronales Ciencias del comportamiento y del cerebro, 33: 4.

133. Skorupski, P. & amp Chittka, L. (2010). Sensibilidad espectral del fotorreceptor en el abejorro, Bombus impatiens (Himenópteros: Apidae). Más uno, 5: e12049.

132. Skorupski, P. & amp Chittka, L. (2010) Diferencias en la velocidad de procesamiento de los fotorreceptores para la visión cromática y acromática en el abejorro Bombus terrestris. La revista de neurociencia, 30: 3896–3903.

131. Stelzer, R.J. &erio Chittka, L. (2010). Ritmos de alimentación de abejorros bajo el sol de medianoche medidos con identificación por radiofrecuencia. Biología BMC, 8:93.

130. Stelzer, R.J., Chittka, L., Carlton, M. & amp Ings, T.C. (2010). Los abejorros activos en invierno (Bombus terrestris) alcanzan altas tasas de alimentación en las zonas urbanas de Gran Bretaña. Más uno, 5: e9559.

129. Stelzer, R.J., Raine, N.E., Schmitt, K.D. &erio Chittka, L. (2010). ¿Efectos de la coloración aposemática sobre el riesgo de depredación en abejorros? Una comparación entre poblaciones de diferentes colores, teniendo en cuenta el ultravioleta. Revista de zoología, 282: 75-83.

128. Stelzer, R.J., Stanewsky, R. & amp Chittka, L. (2010). Ritmos circadianos de búsqueda de alimento de abejorros monitoreados por identificación por radiofrecuencia. Revista de ritmos biológicos, 25: 257-267.

126. Arnold, S.E.J., Le Comber, S.C. & amp Chittka, L. (2009). Fenología del color de las flores en los hábitats de pastizales y bosques europeos, a través de los ojos de los polinizadores. Revista de Ciencias Vegetales de Israel, 57: 211–230.

125. Chittka, L. y Muller, H. (2009). Aprendizaje, especialización, eficiencia y asignación de tareas en insectos sociales. Biología comunicativa e integrativa, 2: 151-154.

124. Chittka, L. y Niven, J. (2009). ¿Son mejores los cerebros más grandes? Biología actual, 19: R995-R1008.

123. Chittka, L., Skorupski, P. y Raine, N.E. (2009). Compensaciones entre velocidad y precisión en la toma de decisiones de los animales. Tendencias en ecología y evolución, 24: 400-407.

122. Dangles, O., Irschick, D., Chittka, L. y Casas, J. (2009). Variabilidad en la ecología sensorial: expandiendo el puente entre fisiología y biología evolutiva. The Quarterly Review of Biology, 84: 51-74.

121. Ings, T.C. &erio Chittka L. (2009). Predator crypsis mejora los efectos indirectos mediados por el comportamiento en las plantas al alterar las preferencias de alimentación de los abejorros. Proc. Royal Soc. B, 276: 2031-2036.

120. Ings, T.C., Raine, N.E. &erio Chittka, L. (2009). Una comparación poblacional de la fuerza y ​​la persistencia de la preferencia de color innata y la velocidad de aprendizaje en el abejorro Bombus terrestris. Ecología del comportamiento y sociobiología 63: 1207-1218.

119. Leadbeater, E.A. &erio Chittka L. (2009). Los abejorros aprenden el valor de las señales sociales a través de la experiencia. Letras de biología, 5: 310-312.

118. Leadbeater, E.A. &erio Chittka, L. (2009). Uso de información social en la búsqueda de insectos. En: S. Jarau & amp M. Hrncir (eds.) Explotación de alimentos por insectos sociales: enfoques ecológicos, conductuales y teóricos. CRC Press, págs. 135-146.

117. Molet, M., Chittka, L. & amp Raine, N.E. (2009).Aplicación potencial de la feromona de reclutamiento de forrajeo de abejorro para la polinización comercial en invernadero. Apidologie, 40: 608-616.

116. Molet, M., Chittka, L. & amp Raine N.E. (2009). Cómo se aprenden los olores florales dentro del abejorro (Bombus terrestris) nido. Naturwissenschaften, 96: 213-219.

115. Ollerton, J., Cranmer, L., Stelzer, R.J., Sullivan, S. & amp Chittka, L. (2009). Polinización de aves de plantas endémicas de Canarias. Naturwissenschaften, 96: 221-232.

114. Raine, N.E. &erio Chittka, L. (2009). Medir la capacidad de adaptación de las estrategias sociales de alimentación de insectos: un enfoque empírico. En: S. Jarau & amp M. Hrncir (eds.) Explotación de alimentos por insectos sociales: enfoques ecológicos, conductuales y teóricos. CRC Press, págs. 9-28.

113. Whitney, H.M., Chittka L., Bruce, T.J.A. y Glover, B.J. (2009). Las células epidérmicas cónicas permiten que las abejas agarren las flores y aumenten la eficiencia de la búsqueda de alimento. Biología actual, 19: 948-953.

112. Whitney, H.M., Kolle, M., Andrew, P., Chittka L., Steiner U. y Glover B.J. (2009). Respuesta al comentario sobre "La iridiscencia floral, producida por óptica difractiva, actúa como una señal para los polinizadores animales" Ciencias, 325: 1072.

111. Whitney, H.M., Kolle, M., Andrew, P., Chittka L., Steiner, U. y Glover B.J. (2009). La iridiscencia floral, producida por óptica difractiva, actúa como una señal para los polinizadores animales. Ciencias, 323: 130-133.

109. Leadbeater, E. & amp Chittka L. (2008). Transmisión social del comportamiento de robo de néctar en abejorros. Proc. R. Soc. B, 275: 1669-1674.

108. Molet, M., Chittka L, Stelzer, R.J., Streit, S. y Raine, N.E. (2008). El estado nutricional de la colonia modula las respuestas de los trabajadores a la feromona de reclutamiento de forrajeo en el abejorro Bombus terrestris . Ecología del comportamiento y sociobiología, 62: 1919–1926. Material suplementario.

107. Muller, H. & amp Chittka, L. (2008). Personalidades animales: la ventaja de la diversidad. Biología actual, 20: pR961-R963.

106. Raine, N.E. &erio Chittka L. (2008). La correlación de la velocidad de aprendizaje y el éxito de la búsqueda natural en abejorros. Actas de la Royal Society Serie B, 275: 803-808. Material suplementario.

105. Whitney H.M., Dyer A., Chittka, L., Rands S.A. y Glover B.J. (2008). La interacción de la temperatura y la concentración de sacarosa en las preferencias de alimentación de los abejorros. Naturwissenschaften, 95: 845-850.

103. Chittka L., Osorio D. (2007). Dimensiones cognitivas de las respuestas de los depredadores al mimetismo imperfecto. Biología PLoS, 5: 2754-2758.

102. Chittka, L. y Spaethe, J. (2007). Búsqueda visual y la importancia del tiempo en la toma de decisiones complejas por parte de las abejas. Interacciones entre artrópodos y plantas, 1: 37-44.

101. Döring, T.F. &erio Chittka, L. (2007). Ecología visual de los pulgones: una revisión crítica sobre el papel de los colores en la búsqueda de hospedadores. Interacciones entre artrópodos y plantas, 1:3-16.

100. Dyer, A.G., Whitney, H.M., Arnold, S.E.J., Glover, B.J. & amp Chittka, L. (2007). Las mutaciones que perturban la forma de las células del pétalo y la síntesis de antocianinas influyen en la percepción del abejorro de Antirrhinum majus color de la flor. Interacciones entre artrópodos y plantas, 1:45-55.

99. Leadbeater, E. & amp Chittka L. (2007). Aprendizaje social en insectos: desde cerebros en miniatura hasta la construcción de consenso. Biología actual, 17: R703-713.

98. Leadbeater, E. & amp Chittka, L. (2007). La dinámica del aprendizaje social en un modelo de insecto, el abejorro (Bombus terrestris). Ecología y Sociobiología del Comportamiento, 61: 1789-1796.

97. Raine, N.E, & amp Chittka, L. (2007). Tasas de producción de néctar de 75 especies de flores visitadas por abejorros en una flora alemana (Hymenoptera: Apidae: Bombus terrestris). Entomología generalis, 30: 191-192.

96. Raine, N.E. &erio Chittka, L. (2007). El significado adaptativo del sesgo sensorial en un contexto de búsqueda de alimento: preferencias de color floral en el abejorro Bombus terrestris . Más uno, 2: e556.

95. Raine, N.E. &erio Chittka, L. (2007). Constancia floral y dinámica de la memoria en abejorros (Hymenoptera: Apidae: Bombus). Entomología generalis, 29: 179-199.

94. Raine, N.E. &erio L Chittka. (2007). Búsqueda de polen: aprendizaje de una habilidad motora compleja con abejorros (Bombus terrestris). Naturwissenschaften, 94: 459-464.

93. Saleh, N. & amp Chittka, L. (2007). Traplining en abejorros (Bombus impatiens): la ontogenia de una estrategia de alimentación y la importancia de la memoria de referencia espacial en la búsqueda de alimentos a corta distancia. Oecología, 151: 719-730.

92. Saleh, N., Scott A. G., Bryning G. P. & amp Chittka L. (2007). Señales y señales distintivas: los abejorros usan huellas generales para generar un comportamiento adaptativo en las flores y el nido. Interacciones entre plantas de artrópodos, 1: 119-127.

91. Skorupski, P., Doering, T. & amp Chittka, L. (2007). Sensibilidad espectral de fotorreceptores en poblaciones insulares y continentales de abejorros, Bombus terrestris. Revista de fisiología comparada A, 193: 485-494.

88. Dornhaus, A., Klügl, F., Oechslein, C., Puppe, F., & amp Chittka, L. (2006). Beneficios del reclutamiento en abejas melíferas: ecología y tamaño de la colonia. Ecología del comportamiento, 17: 336-344.

87. Dyer, A.G., Whitney, H.M., Arnold, S.E.J., Glover, B.J. & amp Chittka, L. (2006). Las abejas asocian la calidez con el color de las flores. Naturaleza, 442: 525-525.

86. Ings, T.C., Ward, N.L. &erio Chittka, L. (2006). ¿Pueden los abejorros importados comercialmente competir con sus congéneres nativos? Revista de Ecología Aplicada, 43: 940-948. (con portada).

85. Leadbeater, E., Raine, N.E. &erio Chittka L. (2006). Aprendizaje social: hormigas y el significado de la enseñanza. Biología actual, 16: R323-R325.

84. Raine, N.E., Ings, T.C., Dornhaus, A, Saleh, N. & amp Chittka, L. (2006). Adaptación, azar e historia en la evolución del comportamiento de búsqueda de alimento de las abejas. Avances en el estudio de la conducta, 36: 305-354.

83. Raine, N. E., Ings T. C., Ramos-Rodríguez O. & amp Chittka L. (2006). Variación intercolonia en el rendimiento de aprendizaje de una población de abejorros británicos silvestres (Hymenoptera: Apidae: Bombus terrestris audax ). Entomología generalis, 28: 241-256.

82. Saleh, N. & amp Chittka, L. (2006). La importancia de la experiencia en la interpretación de señales químicas conespecíficas. Ecología y Sociobiología del Comportamiento, 61: 215-220.

81. Saleh, N., Ohashi, K., Thomson, J.D. & amp Chittka L. (2006). Uso facultativo de la marca de olor repelente en abejorros en busca de alimento: flores complejas versus flores simples. Comportamiento animal 71: 847-854.

80. Skorupski, P. & amp Chittka, L. (2006). Cognición animal: ¿el sentido del tiempo de un insecto? Biología actual, 16: R851-R853.

79. Skorupski, P., Spaethe, J. & amp Chittka, L. (2006). Búsqueda visual y toma de decisiones en abejas: tiempo, rapidez y precisión. Revista Internacional de Psicología Comparada, 19: 342-357.

78. Spaethe, J., Tautz, J. & amp Chittka, L. (2006). ¿Las abejas detectan objetivos de color mediante búsquedas visuales en serie o en paralelo? La revista de biología experimental, 209: 987-993.

76. Chittka, L. y Leadbeater, E. (2005). Aprendizaje social: información pública en insectos. Biología actual, 15: R869-R871.

75. Chittka, L. & amp Kevan, P.G. (2005). El color de la flor como publicidad. En Dafni, A., Kevan, P.G., esposo, B.C. (eds.) Biología práctica de la polinización. Enviroquest Ltd., Cambridge, ON, Canadá, págs. 157-196.

74. Dornhaus, A. & amp Chittka, L. (2005). Los abejorros almacenan tanto comida como información en honeypots. Ecología del comportamiento, 16: 661-666.

73. Dyer, A., Neumeyer, C., Chittka, L. (2005). Abeja Apis mellifera ) La visión puede discriminar y reconocer imágenes de rostros humanos. Revista de Biología Experimental, , 208: 4709-4714 (con portada y cobertura en New Scientist).

72. Heiling, A.M., Cheng, K., Chittka, L. , Goeth, A. y Herberstein, M.E. (2005). El papel de los rayos ultravioleta en las señales de la araña cangrejo: efectos sobre la percepción de presas y depredadores. Revista de Biología Experimental, 208: 3925-3931.

71. Heiling, A.M., Chittka, L., Cheng, K. y Herberstein, M.E. (2005). Coloración en arañas cangrejo: elección de sustrato y atracción de presas. Revista de Biología Experimental, 208: 1785-1792.

70. Ings, T., Schikora, J. & amp Chittka, L. (2005). Abejorros, ¿humildes polinizadores o asiduos invasores? Una comparación poblacional del desempeño de búsqueda de alimento en Bombus terrestris. Oecología, 144: 508-516.

69. Ings, T., Raine, N.E. &erio Chittka, L. (2005). Preferencia de apareamiento de abejorros importados comercialmente ( Bombus terrestris ) en Gran Bretaña (Hymenoptera: Apidae). Entomología generalis, 28: 233-238.

68. Leadbeater, E. & amp Chittka, L. (2005). Un nuevo modo de transferencia de información en abejorros. Biología actual, 15: R447-R448. (con comentario en Naturaleza , Noticias de ciencia , y El guardián)

67. Lotto, R.B. & amp Chittka, L. (2005). Ver la luz: la iluminación como una señal contextual del comportamiento de elección de color en los abejorros. Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, 102: 3852-3856.

66. Mena Granero, A., Guerra Sanz, J.M., Egea Gonzalez FJ, Martinez Vidal, JL, Dornhaus, A. Ghani, J., Roldán Serrano, A. & amp Chittka, L. (2005). Compuestos químicos de la feromona de reclutamiento de forrajeo en abejorros. Naturwissenschaften, 92: 371-374.

65. Raine, N.E. &erio Chittka, L. (2005). Comparación de la constancia de la flor y el comportamiento de búsqueda de alimento en tres especies de abejorros (Hymenoptera: Apidae: Bombus). Entomología generalis, 28: 81-89.

64. Raine, N.E. &erio Chittka, L. (2005). Preferencias de color en relación con el rendimiento de búsqueda de alimento y la aptitud del abejorro Bombus terrestris . Diario de la abeja de Uludag, 5: 145-150.

63. Rasmont, P., Regali, A., Ings, TC, Lognay, G., Baudart, E., Marlier, M., Delcarte, E., Viville, P., Marot, C., Falmagne, P. , Verhaeghe, J.-C. &erio Chittka, L. (2005). Análisis del polen y néctar de Arbutus unedo como fuente de alimento para Bombus terrestris (Himenópteros, apidae). Revista de Entomología Económica, 98: 656-663.

62. Chittka, L. (2004). Danzas como ventanas a la percepción de los insectos. Biología PLoS, 2: 898-900. 53. Smith, C., Barber, I., Wootton, R.J. &erio Chittka, L. (2004). Un sesgo del receptor en el origen de la elección de pareja de espinosos trespinos. Actas de la Royal Society London Serie B, 271: 949-955.

51. Chittka, L. y Tautz, J. (2003). La entrada espectral a la odometría visual de las abejas. Revista de Biología Experimental, 206: 2393-2397.

50. Dornhaus, A., Brockmann, A. & amp Chittka, L. (2003). Los abejorros alertan a los alimentos con feromonas de la glándula tergal. Revista de fisiología comparada A, 189: 47-51.

49. Heiling, A. M., Herberstein, M. E. & amp Chittka, L. (2003). Las arañas cangrejo manipulan las señales de las flores. Naturaleza, 421: 334-334.

48. Spaethe, J. & amp Chittka, L. (2003). Variación interindividual de la óptica del ojo y resolución de un solo objeto en abejorros. Revista de Biología Experimental, 206: 3447-3453.

47. Chittka, L. (2002). La influencia de las recompensas intermitentes en el aprendizaje de las flores en los abejorros. Entomología generalis, 26: 85-91.

45. Chittka L. (2001). El camuflaje de las arañas cangrejo depredadoras en las flores y la percepción del color de las abejas. Entomología generalis, 25: 181-187.

44. Chittka, L., y Briscoe, A. (2001). Por qué la ecología sensorial debe volverse más evolutiva: la visión del color de los insectos como un ejemplo. En Barth, F.G., Schmid, A. (ed.) Ecología de la detección, Springer Verlag, Berlín, págs. 19-38.

43. Chittka, L., y Schürkens S. (2001). Invasión exitosa de un mercado floral. Naturaleza, 411: 653-653.

42. Chittka, L. y Thomson, J.D. (2001). Ecología cognitiva - Prefacio. En: Chittka, L. & amp Thomson, J.D. (eds.) Ecología cognitiva de la polinización. Cambridge University Press, Cambridge, págs. X-xiii.

41. Chittka, L., Spaethe, J., Schmidt, A., Hickelsberger, A. (2001). Adaptación, restricción y azar en la evolución del color de las flores y la visión del color de los polinizadores. En: Chittka, L. & amp Thomson, J.D. (eds.) Ecología cognitiva de la polinización. Cambridge University Press, Cambridge, págs. 106-126.

40. Dornhaus, A. & amp Chittka, L. (2001). Alerta alimentaria en abejorros: posibles mecanismos e implicaciones evolutivas. Ecología y Sociobiología del Comportamiento, 50: 570-576.

39. Kevan, P.G., Chittka, L., Dyer, A. (2001). Límites a la prominencia del ultravioleta: lecciones de la visión del color en abejas y pájaros. Revista de Biología Experimental, 204: 2571-2580.

38. Schürkens, S., Chittka, L. (2001). La importancia de la especie invasora Crucifer Bunias orientalis (Brassicaceae) como fuente de néctar para insectos centroeuropeos. Entomología generalis, 25: 115-120.

37. Spaethe, J., Tautz, J. & amp Chittka, L. (2001). Restricciones visuales en la búsqueda de alimento para abejorros: el tamaño y el color de la flor afectan el tiempo de búsqueda y el comportamiento de vuelo. Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, 98: 3898-3903.

36. Thomson, J.D. & amp Chittka, L. (2001). Individualidad de los polinizadores: ¿cuándo importa? En: Chittka, L. & amp Thomson, J.D. (eds.) Ecología cognitiva de la polinización. Cambridge University Press, Cambridge, págs. 191-213.

Chittka, L. & amp Thomson, J.D. (eds.) 2001. Ecología cognitiva de la polinización: comportamiento animal y evolución floral. Prensa de la Universidad de Cambridge, 423pp.

Colaboradores:

Robert J. Gegear, Terence M. Laverty, Randolf Menzel, Keith D. Waddington, Martin Giurfa, Miriam Lehrer, Robert A. Raguso, Lars Chittka, Johannes Spaethe, Annette Schmidt, Anja Hickelsberger, Sue Healy, T. Andrew Hurly, York Winter, Otto contra Helversen, Martha Weiss, Ann Smithson, Krinstina N. Jones, Kazuharu Ohashi, Tetsukazu Yahara, Lawrence D. Harder, Neal M. Williams, Crispin Y. Jordan, William A. Nelson, Nickolas M. Waser

34. Chittka, L., Thomson, J.D. Waser, N.M (1999). Constancia floral, psicología de los insectos y evolución de las plantas. Naturwissenschaften, 86: 361-377.

33. Chittka, L., Williams, N., Rasmussen, H., Thomson, J.D. (1999). Navegación sin visión –orientación del abejorro en completa oscuridad. Actas de la Royal Society London Serie B, 266: 45-50 (con comentario en Science News).

32. Dornhaus, A. & amp Chittka, L. (1999). Orígenes evolutivos de las danzas de las abejas. Naturaleza, 401: 38-38.

31. Gumbert, A., Kunze, J. & amp Chittka, L. (1999). Diversidad de colores de flores en comunidades de plantas, espacio de color de abejas y un modelo nulo. Actas de la Royal Society B, 266: 1711-1716.

29. Menzel, R., Geiger, K., Mueller, U., Joerges, J. & amp Chittka, L. (1998). Las abejas viajan por nuevas rutas de regreso a casa integrando memorias vectoriales adquiridas por separado. Comportamiento animal 55: 139-152.

28. Waser, N.M. & amp Chittka, L. (1998). Deslumbrado por las flores. Naturaleza, 394: 835-836.

26. Chittka, L., Gumbert, A. y Kunze, J. (1997). Dinámica de búsqueda de alimento de los abejorros: correlatos de los movimientos dentro y entre especies de plantas. Ecología del comportamiento, 8: 239-249.

25. Chittka, L., Schorn, J., de Souza, J.M., Ventura, D.F. y Camargo, J.M.F. (1997). La señal de entrada al nido de las abejas amazónicas Partamona pearsoni - un caso en el que los insectos diseñan sus propios objetivos de vuelo. En: Kipyatkov, V.E. (ed.) Actas de los coloquios sobre insectos sociales, Volumen 3-4, páginas 107-116.

24. Chittka, L. y Thomson, J.D (1997). El aprendizaje sensori-motor y su relevancia para la especialización de tareas en abejorros. Ecología y Sociobiología del Comportamiento, 41: 385-398.

23. Chittka, L. y Waser, N.M. (1997). Por qué las flores rojas no son invisibles para las abejas. Revista de Ciencias Vegetales de Israel, 45: 169-183 (con comentario en TREE).

21. Chittka, L. (1996). ¿La visión de los colores de las abejas es anterior a la evolución del color de las flores? Naturwissenschaften, 83: 136-138 (con comentarios en Discover Magazine).

20. Kevan, P.G., Giurfa, M. & amp Chittka, L. (1996). ¿Por qué hay tantas y tan pocas flores blancas? Tendencias en Ciencias Vegetales, 1: 280-284.

19. Kunze, J. & amp Chittka, L. (1996). Las abejas y las mariposas vuelan más rápido cuando las plantas las alimentan con más néctar. En: Informe de neurobiología de Goettingen de 1996, (eds. Elsner, N. y Schnitzler, H.) Stuttgart: Thieme Verlag, pág. 109.

18. Lunau, K., Wacht, S. & amp Chittka, L. (1996). Elección de color de abejorros ingenuos y sus implicaciones para la percepción del color. Revista de fisiología comparada A, 178: 477-489.

17. Maloney, L.T. &erio Chittka, L. (1996). ¿Es la constancia del color biológicamente relevante? Consecuencias de diferentes algoritmos de constancia de color para el rendimiento de búsqueda de alimento de abejas simulado. En: Informe de neurobiología de Göttingen 1996, (eds. Elsner, N. y Schnitzler, H.) Stuttgart: Thieme Verlag, pág. 340.

16. Menzel, R., Geiger, K., Chittka, L., Joerges, J., Kunze, J. y Mueller, U. (1996). La base de conocimientos de la navegación de las abejas. Revista de Biología Experimental, 199: 141-146.

15. Waser, N.M., Chittka, L., Price, M.V., Williams, N. y Ollerton, J. (1996). Generalización en sistemas de polinización y por qué es importante. Ecología, 77: 1043-1060.

13. Chittka, L. y Geiger, K. (1995). Orientación de abejas a larga distancia en un ambiente controlado. Etología, 99: 117-126.

12. Chittka, L., Kunze, J. y Geiger, K. (1995). Las influencias de los puntos de referencia en la estimación de la distancia de las abejas. Comportamiento animal 50: 23-31.

11. Chittka, L., Kunze, J., Shipman, C. y Buchmann, S.L. (1995). La importancia de los puntos de referencia para la integración de rutas de las abejas recolectoras recolectoras. Naturwissenschaften, 82: 341-343.

10. Giurfa, M., Nunez, J., Chittka, L., y Menzel, R. (1995). Preferencias de color de las abejas sin flor. Revista de fisiología comparada A, 177: 247-259.

9. Chittka, L., Shmida, A., Troje, N. y Menzel, R. (1994). El ultravioleta como componente de los reflejos florales y la percepción del color de los himenópteros. Investigación de la visión, 34: 1489-1508.

8. Chittka, L. (1993) La percepción del color de los himenópteros, los colores de las flores y su relación evolutiva y ecológica. Tesis de Doctorado, Universidad Libre de Berlín.

7. Chittka, L., Vorobyev, M., Shmida, A. y Menzel, R. (1993). Visión del color de las abejas: ¿el sistema óptimo para la discriminación de colores de flores con tres tipos de fotorreceptores espectrales? En: Sistemas sensoriales de artrópodos, (editado por Wiese, K., Gribakin, F.G., Popov, A.V. y Renninger, G.) Basilea / Suiza: Birkhäuser Verlag, p. 211-218.

5. Chittka, L., Beier, W., Hertel, H., Steinmann, E. y Menzel, R. (1992).La codificación de colores del oponente es una estrategia universal para evaluar las entradas de los fotorreceptores en los himenópteros. Revista de fisiología comparada A, 170: 545-563.

4. Chittka, L., Bonn, A., Geiger, K., Hellstern, F., Klein, J., Koch, G., Meuser, S. y Menzel, R. (1992). ¿Las abejas navegan por medio de imágenes instantáneas de memoria? En: Ritmogénesis en neuronas y redes: Actas de la 20a Conferencia de Neurobiología de Göttingen, (editado por Elsner, N. y Richter), DW Stuttgart: Georg Thieme Verlag, p. 694.

3. Chittka, L. y Menzel, R. (1992). La adaptación evolutiva de los colores de las flores y los sistemas de visión cromática de los insectos polinizadores. Revista de fisiología comparada A 171:171-181.

2. Menzel, R., Chittka, L., Eichmüller, S., Geiger, K., Peitsch, D. y Knoll, P. (1990). El dominio de las señales celestes sobre los puntos de referencia refuta la orientación similar a un mapa en las abejas melíferas. Zeitschrift für Naturforschung 45c: 723-726.

1. Chittka, L., Hoffmann, M. y Menzel, R. (1988). Discriminación de patrones de color verde ultravioleta en abejas melíferas. En: Órganos sensoriales, (editado por Elsner, N. y Barth), F.G.Stuttgart: Thieme, p. 218.

ARTÍCULOS CIENTÍFICOS POPULARES

Chittka L. (2019) La mente de la abeja y la mente del erudito de Wiko. Wissenschaftskolleg zu Berlín , Jahrbuch 2017/2018: 45-50.

Chittka L. & amp Wilson C. (2018) De cerebro de abeja. Eón 27 de noviembre de 2018.

Chittka L., (2018) Una abeja como mascota: la perspectiva de un psicólogo de abejas. Antena 42(1): 4-5 .

Chittka L., (2018) Intelligente Bienen. Diario Deutsches Bienen 2018(2): 14-16.

Jeremy Hance. (2010). Descubriendo la inteligencia de los insectos, una entrevista con Lars Chittka. mongabay.com. 29 de junio de 2010. http://news.mongabay.com/2010/0629-hance_chittka.html

Molet, M., Chittka, L. y Raine N. (2009). Feromonas forrajeras de abejorros. Abeja Craft Julio de 2009: 20.

Döring, T.F., Hardie, J., Leather, S., Spaethe, J. & amp Chittka L. (2008). ¿Pueden los pulgones jugar al fútbol? Antena, 32: 146-147.

Döring, T.F. &erio Chittka, L. (2007). Lesley Goodman premia una serie de conferencias públicas sobre la visión de los insectos. Antena, 31: 187-189.

Chittka, L. (2007). ¿Ver rojo por accidente? Planeta Tierra, págs. 30-31.

Chittka, L. y Walker, J. (2007). Los insectos como amantes del arte: abejas para Van Gogh. Antenas, 2: 37-42.

Whitney, H. y amp Chittka, L. (2007). Flores cálidas, felices polinizadores. Biólogo, 54: 154-159.

Chittka, L. y Walker, J. (2006). ¿A las abejas les gustan los girasoles de Van Gogh? Tecnología óptica y láser, 38: 323-328 (con cobertura en noticias de BBC y ABC, Science, New Scientist, Art Monthly, The Times y varias estaciones de radio).

Chittka, L. y Dornhaus, A. (1999). Comparaciones en fisiología y evolución, y por qué las abejas pueden hacer lo que hacen. Ciencia al Dia Internacional, 2: 1-17. (publicación electrónica). http://www.ciencia.cl/CienciaAlDia/volumen2/numero2/articulos/articulo5.html

RESEÑAS DE LIBROS

Chittka, L. (201 8). El pasado, presente y futuro de las bestias que pueden haber hecho nuestro cerebro. Biología actual 28 (13): R722 – R723. DOI: https://doi.org/10.1016/j.cub.2018.04.091.

Chittka, L. y Mesoudi, A. (2011). Una revisión de: Honeybee Democracy. Seeley, Thomas D. Princeton University Press, 2010. Ciencias, 331:401.


Chittka, L. (2007). Una revisión de: Cartas de la colmena: una historia íntima de las abejas, la miel y la humanidad. Buchmann S & amp Banning R. Entomología generalis, 29:164.


Chittka, L. (2007). Una revisión de: abejas melíferas asiáticas: biología, conservación e interacciones humanas. Oldroyd BP y el amplificador Wongsiri S. Entomología generalis, 29:284.


Chittka, L. (2007). Una revisión de: Una guía de campo en color para abejas y avispas. Zahradnik J y amp Severa F. Entomología generalis, 29:134.


Chittka, L. (2007). Una revisión de: abejorros. Prys-Jones OE y amp Corbet SA. Entomología generalis, 29:123.


Chittka, L. (2007). Una revisión de: Abejorros - Comportamiento y ecología. Goulson DG. Entomología generalis, 29:134.


Chittka, L. (2003) Plantas y animales, siempre enredados. Una revisión de: “Interacciones planta-animal”. C. Herrera y O. Pellmyr (eds.). Tendencias en ecología y evolución, 18: 12-13.


Chittka, L. (1999). Representación espacial en animales. Sue Healy (ed.). Comportamiento animal 57: 735-736.


Chittka, L. (1999). Aprendizaje y adaptación. Una revisión de: "Ecología cognitiva: la ecología evolutiva del procesamiento de la información y la toma de decisiones". Reuven Dukas (ed.). Revisión trimestral de biología, 74: 326-327.


Los físicos vislumbran cuatro dimensiones espaciales con experimentos de mecánica cuántica

El mundo que nos rodea tiene sentido en solo tres dimensiones espaciales: izquierda y derecha, arriba y abajo, adelante y atrás. Matemáticamente, por otro lado, algunas personas muy inteligentes han argumentado que la realidad puede estar compuesta por al menos cuatro dimensiones espaciales. La teoría de cuerdas moderna llega incluso a postular hasta 10 dimensiones espaciales.

Todas estas son ideas bastante abstractas con pruebas igualmente abstractas. Por eso es tan emocionante un experimento reciente realizado por físicos suizos y estadounidenses. Su trabajo demuestra una posible vía por la cual los fenómenos de dimensiones superiores pueden observarse en un sistema de dimensiones inferiores, tal vez incluso el nuestro.

Como ya habrás adivinado, tales experimentos se basan en nuestro viejo aliado & # 8212 la mecánica cuántica & # 8212 que nunca deja de revolver nuestra frágil realidad y aturdir la mente.

Esencialmente, cada uno de los dos equipos, uno en los EE. UU. Y el otro en Europa, ideó una configuración experimental & # 8212 una con átomos ultra fríos y otra con partículas ligeras & # 8212 que les permitió vislumbrar la cuarta dimensión espacial en virtud del efecto Hall cuántico, la versión dinámica del efecto para ser más preciso, que se predijo anteriormente que ocurriría en sistemas 4-D.

Para comprender de qué están hablando estos investigadores, es útil imaginar un ejemplo más familiar. Cuando lo golpea la luz, un objeto tridimensional proyectará una sombra bidimensional. Aunque la sombra no tiene profundidad, aún puede aprender mucho sobre el objeto tridimensional que la proyecta. Por ejemplo, un círculo corresponde a una esfera y un cuadrado corresponde a un cubo. Por el contrario, un cubo puede considerarse la sombra o la proyección 3-D de un objeto 4-D llamado hipercubo, que realmente no podemos sondear, al igual que un 'aterrizador plano' 2-D no tiene esperanzas de visualizar 3- D. Carl Sagan explicó esta diferencia crucial durante un programa histórico.

Teniendo todo esto en cuenta, podemos considerar la física cuántica de Hall como la & # 82204-D sombra & # 8221 manifestándose en 3-D.

El efecto Hall se produce cuando las partículas cargadas se mueven en un plano bidimensional en presencia de un campo magnético. El campo magnético desvía las partículas en la dirección ortogonal a su movimiento. Esto se puede interpretar leyendo un voltaje de Hall transversal, que solo puede tomar ciertos valores cuantificados. Estos valores son idénticos independientemente de las propiedades específicas de la muestra experimental. Además, los científicos han demostrado que este efecto cuántico no puede tener lugar en sistemas tridimensionales.

Durante décadas, los físicos estaban convencidos de que el efecto Hall solo puede manifestarse en sistemas 2-D, pero más recientemente ha habido voces que afirman que un efecto similar también podría tener lugar en sistemas de cuatro dimensiones. En 4-D, habría propiedades aún más notables, incluida una nueva corriente de Hall no lineal, o eso dice la predicción.

Finalmente, dos grupos separados de investigadores dirigidos por el profesor Oded Zilberberg en ETH Zürich y el profesor Mikael Rechtsman en Penn State han demostrado ahora una forma de observar los fenómenos físicos que se propone existen en sistemas de dimensiones superiores.

Un grupo empleó las llamadas bombas de carga topológica que simulan el transporte de cargas eléctricas entre átomos de rubidio atrapados por láseres. La nube de átomos que los láseres enfrían cerca del cero absoluto se coloca en una red óptica 2D creada por otro conjunto de rayos láser que se disparan a una cierta longitud de onda a lo largo de dos direcciones ortogonales. La & # 8216 bomba de carga & # 8217 resultante se asemeja a un & # 8220 cristal de luz & # 8221 en forma de cartón de huevos en el que pueden moverse los átomos de rubidio. Finalmente, otro rayo láser que se dispara con una longitud de onda diferente en cada dirección ayuda a crear una superrejilla. Al monitorear y analizar cuidadosamente en qué posiciones en la superrejilla se encuentran los átomos, los científicos demostraron que el movimiento transversal de modulación que los átomos usan predominantemente es el equivalente a la respuesta de Hall no lineal. Esta es la característica esencial del efecto Hall 4D.

Ilustración de la luz que pasa a través de una matriz de guías de ondas bidimensionales. Crédito: Laboratorio Rechtsman, Penn State.

Otro experimento implicó pasar luz a través de una serie de cristalería especial inquietantemente similar al alambre de fibra que puede controlar la forma de la onda de luz. Estas estructuras fotónicas también pueden revelar los intrincados fenómenos de límites que acompañan a este mismo movimiento transversal como resultado del efecto Hall cuántico 4D.

“Cuando se teorizó que el efecto Hall cuántico podría observarse en el espacio de cuatro dimensiones”, dijo Mikael Rechtsman, profesor asistente de física y autor del artículo, “se consideró de interés puramente teórico porque el mundo real consiste en de sólo tres dimensiones espaciales era más o menos una curiosidad. Pero ahora hemos demostrado que la física cuántica de Hall de cuatro dimensiones se puede emular utilizando fotones, partículas de luz, que fluyen a través de una pieza de vidrio intrincadamente estructurada, una matriz de guías de ondas ”.

Ambos experimentos demuestran cómo se vería un efecto si ocurriera en cuatro dimensiones. Sin embargo, esto no es una prueba de que un sistema de cuatro dimensiones genuino se comporte de esta manera.

“En este momento, esos experimentos aún están lejos de ser una aplicación útil”, admitió Zilberberg.

Aunque no existe una aplicación práctica a corto plazo, este tipo de investigación podría ayudar a desentrañar aspectos de la teoría de cuerdas, según la cual muchas dimensiones superiores simplemente se comprimen de tal manera que solo existe nuestro mundo tridimensional normal.

Los hallazgos aparecieron en dos artículos separados, ambos publicados en la revista. Naturaleza (uno y dos).


Ver el vídeo: 10 Animales enviados al espacio: (Mayo 2022).